Otra de Lozoya: Compró astillero español casi en quiebra cuando era director de Pemex

Como si todo lo que se ha denunciado contra Emilio Lozoya no fuera suficiente para ya querer verlo dando cuentas a la justicia, ahora Pemex nos cuenta otra de su exdirector.

De acuerdo con la denuncia presentada por Petróleos Mexicanos contra Lozoya, éste –en épocas en las que estaba a la cabeza de la paraestatal– aprobó la adquisición de un astillero en España que, raro, pero estaba en proceso de quiebra.

lozoya-pemex-orden-aprehension-suspension-juez

Foto: Cuartoscuro

Evidentemente el negocio no salió muy favorable a Pemex. ¿Qué tanto? Pues, según los números que manejan las autoridades, actualmente el mentado astillero identificado como “Hijos de J. Barrales, S.A” representa pérdidas considerables por millones de euros.

Según explicó el titular de Pemex, Octavio Romero, la compra del astillero –la cual fue realizada en 2013– presenta varias irregularidades. Pero la que más llama la atención (aparte de pa’ qué compas algo que casi está en quiebra) es el hecho de que, luego de su adquisición, Petróleos Mexicanos no participó en su administración… todo se lo dejó al resto de los accionistas.

qué celebrar en el primer año de amlo

Foto: Cuartoscuro

“Pemex, a partir de que compró la mayoría de las acciones [51% de ellas], nunca se involucró en el negocio. Compró y dejó en manos de los anteriores propietarios todas las decisiones de la empresa, nunca hubo una participación de Pemex, no participó en su administración”, señaló Romero.

Además de lo anterior, un año después de comprar al astillero, Pemex Comercio Internacional tuvo la genial idea de contratarlo para la construcción de un flotel para el personal de Pemex Exploración que trabaja en instalaciones fuera de la costa. Este chiste costó 145 millones de euros… pero, según avalúos realizados para su venta, el flotel vale menos de lo que costó construirlo.

pemex-encuentra-descubre-nuevos-yacimientos-crudo

Foto: Shutterstock

De acuerdo con Reforma, en 2018 hubo oportunidad de que Pemex se deshiciera de la compra… pero rechazó la oferta, ya que ésta representaba desventajas. En fin, como sea, un año antes la paraestatal tampoco dio muchos argumentos de por qué mantener la inversión.  Ya para 2019, con nueva administración, se inició la investigación de la compra.