Las desgracias no paran para la Ciudad de México y, además de las afectaciones que dejó el sismo de 7.1 grados del pasado 19 de septiembre, todavía habrá que aguantar al que ya se iba. Así es, Miguel Ángel Mancera piensa que se ahorita vería un poco manchado dejar su cargo como jefe capitalino y señaló que, por ahora, su prioridad es la reconstrucción de la CDMX.

¿Real interés por la ciudad o es que su verdadera tirada es ser candidato del Frente Ciudadano por México? Hagan equipos de tres y discútanlo. El caso es que al ser cuestionado si realizará su registro como candidato independiente (cuya fecha límite para hacerlo es el domingo 8 de octubre), Mancera señaló que ni que fuera Pedro Ferriz “no es momento de hacer política electoral”, ya que en lo que está concentrado al “100% es en la Ciudad de México”.

¿No creen? De memoria sabe que hay 140 carpetas de investigación por obras que evidenciaron irregulares tras el sismo del 19 de septiembre. Además, conoce el número de personas que desgraciadamente perdieron la vida (225, de las cuales 138 son mujeres y 87 hombres) y también conoce el dato de que hay todavía 21 personas hospitalizadas, cuatro de ellas en estado grave. ¿Sigue sin convencerlos? Bueno, también es capaz de señalar que en los escombros de Álvaro Obregón 286 sigue la búsqueda de una persona: en la lista de desaparecidos había ochos víctimas y ya que siete fueron encontradas “tendríamos una persona restante, sin dejar fuera de consideración, sin descartar que pudiéramos tener alguna persona más”, señaló en conferencia ofrecida en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento.

Y ya si ni con sus pantaloncitos de mezclilla y chamarrita que usa hasta en ceremonias oficiales consigue que le crean que está de lleno en labores de ayuda y recuperación de la ciudad tras la tragedia y no usa a ésta como forma de limpiar su dañada imagen (nomás acuérdense cómo se le criticaba antes del sismo), entonces ya nada puede hacerlo.

De acuerdo con un informe de Artículo 19, tanto Mancera como Enrique Peña Nieto han utilizado a medios para promover su imagen tras el sismo. Es decir, si bien es más que necesaria su presencia en medios, su aparición en estos no es para proporcionar información útil para la ciudadanía, sino para promocionarse por medio de mensajes que “exaltan el patriotismo y el heroísmo”. Mancera y EPN no son los únicos que han sacado provecho de la situación. También lo han hecho funcionarios como Osorio Chong, quien se la ha pasado difundiendo “mensajes de secretarios que enaltece las actividades de las fuerzas armadas y de elementos de Protección Civil, en lugar de dar instrucciones e información clara para responder a las inquietudes de la población”.

En el reporte “Información oficial: la gran ausente después del sismo”, se apunta que la falta de información por falta del gobierno tuvo que ser solventada por la sociedad civil, la cual se rifó indicando qué hacía falta, dónde, cuánto y, además, se tuvo que chutar la tarea de coordinar la ayuda y verificar la veracidad de la información que iba fluyendo. “No es casual que ante la falta de coordinación interinstitucional que redunda en el vacío informativo, diversas iniciativas ciudadanas –como #Verficado19S– hayan suplido la ausencia del Estado en este rubro”. Pero bueno, Mancera seguirá… no por asuntos de imagen, sino porque de verdad echará la mano. Así sea.