Algo tenía que beneficiar la aparición en pantalla de Borat -personaje creado por el comediante británico Sacha Baron Cohen-, y es que “Desde que salió la película, Kazajstán ha expedido diez veces más visados”, dijo el ministro del Exterior, Yershan Kasychanov, de acuerdo a la agencia de noticias Tengrinews.

En el filme, Kazajstán es retratado como un país atrasado, que discrimina a las minorías y donde la prostitución y la criminalidad no sorprenden a nadie; razones por las que  película no fue muy bien recibida por las autoridades de aquellas tierras, hasta el punto de su prohibición.

Sin embargo, eso no tiene importancia: “Y doy las gracias a Borat por atraer a los turistas a Kazajstán”, añadió el ministro.

Pues habrá que saber a qué van los turistas al país transcontinental.

Por otra parte,  el impacto que la película de Baron Cohen ha tenido es tal, que Kazajstán instruyó a todas sus embajadas a dar mayor difusión de los ‘verdaderos’   símbolos del país, ya que recientemente, en una entrega de premios deportiva en Kuwait, sonó por error la banda sonora de Borat en lugar del himno kazajo.