Los ajustes al Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 ya se hicieron en la Cámara de Diputados pero estos no tuvieron la aprobación de las instituciones autónomas del gobierno, como el Instituto Nacional Electoral (INE).

En este escenario que perfila los recursos para 2019, Mario Delgado, líder de la bancada de Morena en la Cámara de Diputados, ha insistido en que nadie podrá salvarse de la austeridad republicana.

Con respecto al INE, en entrevista a medios, Delgado explicó que el Instituto tendrá que ser más eficiente con sus gastos y —de pesito en pesitorevisar sus procesos, sus costos y sus propias medidas de austeridad, después de haber recibido un gran presupuesto para realizar las elecciones federales de 2018.

Y es que, de acuerdo con Delgado, la gente está pidiendo la austeridad en todos los órganos del gobierno y en el paquete también van las instituciones autónomas como el INE o la CNDH —por cierto estas declaraciones las dio después de reunirse con el mandatario Andrés Manuel López Obrador y darle detalle sobre qué rollo con el PEF 2019 (Presupuesto de Egresos de la Federación)—.

La posición del INE 

Antes de la discusión en Comisiones y la votación final en el Pleno de la Cámara de Diputados, el INE había confirmado que le iban a bajar un tantito a su presupuesto para ponerse a tono con las medidas de austeridad.

Entre las medidas estaba reducir los sueldos de los consejeros en 500 mil pesos anuales, así como para los altos funcionarios —en una menor cantidad—. En sus cálculos, el INE pidió un presupuesto de 11 mil 300 millones de pesos.

Pero la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados le dio un bajón de 950 millones de pesos. Ante esta situación, el Instituto declaró su “preocupación” por los recursos que tendrá el próximo año y puso el acento en la organización de las elecciones en los estados de Aguascalientes, Baja California, Durango, Quintana Roo y Tamaulipas, “para lo cual la Institución previó 619 millones de pesos”.

Además, mediante un comunicado, el INE argumentó que el recorte pone en riesgo la labor de la credencialización de los mexicanos y mexicanas y el monitoreo en medios de comunicación —radio y televisión—.

A este panorama hay que agregar la situación que se vive en Puebla, tras el fallecimiento de Martha Érika Alonso, quien era gobernadora de este estado, y la necesidad de convocar a elecciones.

**Foto de portada: @mario_delgado1-launion.com.mx