Este 14 de febrero, activistas y colectivos feministas se movilizaron en la Ciudad de México para exigir justicia para Ingrid Escamilla, así como para pedir una disculpa pública a AMLO y a los medios de comunicación que publicaron las fotografías del feminicidio.

El recorrido comenzó por la mañana en Palacio Nacional para continuar a mediodía en el periódico Reforma y después el periódico La Prensa. Sin embargo, por la tarde, elementos de la policía de la CDMX se enfrentaron a las manifestantes lanzando gas.

La denuncia de este hecho se viralizó rápidamente en redes sociales.

Incluso la Brigada Marabunta estuvo presente para evitar confrontaciones entre las manifestantes y las mujeres policías. Algunos reportes señalan que en el control de la marcha hubo policías hombres, algo que el Gobierno de la CDMX se había comprometido con que no sucedería de nuevo.

El gas lacrimógeno fue lanzado por los elementos de seguridad en las inmediaciones del periódico La Prensa para dispersar el contingente.