Paloma Noyola, la niña que quedó en primer lugar en el área de matemáticas de la prueba Enlace, asistió ayer al horrible programa de Laura Bozzo y dejó plantadas a las autoridades tamaulipecas, el día de hoy se reunió con su alcaldesa.

Nadie le quita el mérito a la niña, ni a la familia, ni al maestro que, en circunstancias adversas obtuvieron resultados sobresalientes; probablemente Paloma es muy lista en matemáticas pero su presencia en ese programa es lamentable porque, según información de Reforma, la niña faltó a clases dos días para ensayar y grabar sus diálogos.

Paloma vive en la colonia El Cambio, a 7 kilómetros de la cabecera municipal a espaldas del aeropuerto internacional y a un costado del basurero municipal, esta niña genio obtuvo 921 puntos en la prueba Enlace 2012. Todo un logro si consideramos que para ir a su escuela tiene que caminar un kilómetro para llegar a la carretera y desde allí tomar un camión para llegar a la Secundaria Técnica número 4.

Hacemos de la pobreza un espectáculo, lo que ella necesita es una beca educativa de por vida, un fideicomiso para garantizar sus estudios, libros, transporte y alimentos; pero no, Paloma optó por agradecerle a Bozzo, quien  fue oportunista tuvo la primicia al contactarla antes que otros medios.

¡Qué pasen la computadora! (ni siquiera era de la marca de Steve), la televisión y el carrito shanwichero sillón!, esos fueron los regalos que la señorita Laura le entregó a Paloma.

Paloma acudió para entrevistarse con Leticia Salazar Vázquez, alcaldesa de Matamoros, de acuerdo con información de Milenio, la niña está cansada de dar entrevistas a los medios, sólo quiere estudiar. En medio del festejo por su cumpleaños, declaró que el viaje que realizó al Distrito Federal la decepcionó porque sólo estuvo unos minutos en entrevista y le regalaron un plasma y una sala.

Lo más triste para Paloma son las expectativas que la gente tiene en ella y qué se está haciendo con su caso: ¿qué ocurrirá el día que Paloma falle? ¿de quién será la culpa?