Y para quitar un poco de atención a las declaraciones que se desprenden del juicio de El Chapo (o para especular más al respecto), el exgobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández, vuelve a la notoriedad gracias a su reciente traslado del penal del Altiplano.

Quién sabe qué tal se la pasaba en el Centro de Ejecución de Sanciones (Cedes), que es donde desde que fue aprehendido se encontraba guardado, pero el exmandatario Hernández ya cambió de domicilio “por motivos de seguridad”. Así lo confirmó el vocero de seguridad de Tamaulipas, Luis Alberto Rodríguez.

En entrevista con Azucena Uresti, Rodríguez nomás dijo que Eugenio Hernández salía del Cedes hacia un penal federal. Es decir, no aflojó la información sobre el nuevo hogar enrejado del exgobernador tamaulipeco. Sin embargo, de volada Reforma y otros medios aseguraron que el destino sería el penal federal del Altiplano… por cierto, las autoridades decidieron no revelar el lugar al que sería trasladado Hernández por “razones de seguridad”. Ups…

En fin, desde el penal federal del Altiplano, Eugenio Hernández continuará enfrentando el proceso de extradición a Estados Unidos que sostiene desde que fue detenido, en 2017. Las autoridades gringas reclaman su sangre (y la de su cuñado, Óscar Manuel Gómez Guerra) debido a que tiene cuentas pendientes por su presunta responsabilidad en el diseño y ejecución de múltiples tranzas con las que habría robado dinero al gobierno de Tamaulipas entre 2005 y 2015.

¡Pum! Niegan amparo contra extradición a exgobernador de Tamaulipas

Foto: Cuartoscuro.

En octubre del año pasado Eugenio Hernández fue detenido y se le dictó auto de formal prisión por su muy probable responsabilidad de los delitos de peculado y operación de recursos de procedencia ilícita.

Milenio registró el momento en el que Hernández era trasladado del Cedes… y como pueden ver, el exgobernador traía una sonrizota de “Miren qué chévere me la paso”… o quién sabe, a lo mejor se hizo la misma operación de Lenny y, en realidad, estaba en el peor día de su vida.

Pues quién sabe, lo que sí es cierto es que las autoridades mexicanas no quieren aflojar al exgobernador a sus similares norteamericanas, ya que consideran que Hernández debe ser juzgado en nuestro país.