La semana pasada Marcos Miranda Cogco fue víctima de un secuestro. Por suerte, la policía logró su liberación a las pocas horas… sin embargo, las amenazas en su contra continúan y las autoridades como que no se han aplicado a garantizar la seguridad del periodista de Veracruz.

Por lo anterior, Miranda Cogco difundió un video en el que exige que ya no se pasen de lanza los del gobierno de Cuitláhuac García. Mínimo una patrulla para que le echen un ojo. “Me acaban de volver a amenazar: que me van a disparar, que me van a matar, que van a matar a mi familia y no hay ni una puta méndiga organización que me pueda ayudar. ¿Dónde está el puto méndigo gobierno, al que le estoy pidiendo que me saque de aquí?, ¿qué esperan, que me maten a mí o que maten a alguno de mis hijos? ¡Con una chingada, les estoy pidiendo ayúdenme!

El pasado 12 de junio Miranda Cogco fue secuestrado. Fue hasta la 1:00 de la mañana del día siguiente que se consiguió su liberación. Según lo narrado, obra de la suerte: “Según me iban a cambiar de casa, pero para mí que me iban a dar piso, en un camino de terracería que está por Villarín (…) ahí, elementos de SSP que patrullaban el lugar notaron que, a altas horas de la noche, un auto se metió a la terracería, les resultó sospechoso, lo siguieron y se armó la balacera”.

Captura de pantalla

En la transmisión de Facebook Live en la que Marcos Miranda contó los pormenores de su liberación, comentó que el gobierno de Veracruz, a cargo de Cuitláhuac García, le aseguró que se haría cargo de su protección. Sin embargo, el video en el que el desesperado periodista difundió ayer, 17 de junio, pone en evidencia lo contrario.

¡Pinche protección de mierda que dicen que voy a tener, ni qué la madre! Estoy que me lleva la chingada, yo quiero irme. Discúlpenme, pero estoy hasta la madre de que me estén chingando, de que me vuelvan a amenazar, que me vuelvan a decir que me van a pegar un tiro, que vuelvan a amenazar a mi familia. ¡Con una chingada, qué no hay nadie que me pueda sacar de aquí de México!, ¡Sáquenme de aquí!”, implora con lágrimas el periodista.

De acuerdo con Marmiko, como se le conoce a Miranda Cogco, una patrulla se hizo cargo de su seguridad por un tiempo… sin embargo, ésta ya no se volvió a aparecer. Él, como anunció cuando logró su liberación, volvió a intentar realizar su trabajo, pero tras las amenazas, tuvo que suspender su labor periodística.