Así como los jueces y ministros advierten que con menos dinero igual y se vuelven corruptos, en el INE avisan que si les cortan el presupuesto, entonces ya no será posible organizar las próximas elecciones… y a ver cómo le hacen.

Si son de los que han seguido la intensidad del debate que se está armando por el presupuesto del próximo año, entonces sabrán que el Instituto Nacional Electoral (INE) es uno de los ramos autónomos a los que se les piensa recortar el presupuesto. Ante tal previsión, el Instituto dirigido por el nada discriminatorio Lorenzo Córdova ya metió un escrito… a ver si pega, como el de la UNAM. Dice más o menos así: “En el caso de que este recorte fuera aprobado, no solamente compromete la operación regular de la Institución, sino que imposibilita la realización de las elecciones locales de 2019”.

De acuerdo con  EL Financiero, lo que se reduzca en los ramos autónomos sería reasignado al campo, educación, medio ambiente y cultura. Un recorte de algo así como 3 mil 428 millones de pesos a los llamados “contrapesos” del Ejecutivo (Suprema Corte de Justicia de la Nación, Inegi y, claro, el INE).

En lo que respecta al árbitro electoral, asegura que con menos dinero le será “imposible la instalación de 16 mil 124 casillas electorales y la capacitación de 64 mil 496 ciudadanas y ciudadanos que fungirán como funcionarios de casilla en las elecciones a celebrarse el primer domingo de junio de 2019 en Aguascalientes, Baja California, Durango, Quintana Roo y Tamaulipas, para lo cual la Institución previó 619 millones de pesos”… En pocas palabras: no hay varo, no hay elecciones.

O bueno, no unas organizadas por ellos (los del INE). Porque siempre pueden armarse unas votaciones… nomás que pueden resultar algo “hechizas”, como las que se organizaron con las consultas del Tren Maya y el nuevo aeropuerto de la CDMX. Así…

Además de ponerse en riesgo la celebración de elecciones locales, agrega el INE, con un presupuesto menor a los 16 mil 313 millones de pesos que solicitó para el próximo año, se pondría en duda que servicios gratuitos como la credencialización siga dándose… y bueno, ni qué decir del monitoreo total a radio y televisión, una de las garantías fundamentales en la equidad de la contienda político electoral.

Del total de dinero que solicitó el INE para 2019, más de 11 mil millones van para gastos de operación, mientras que 4 mil son para el financiamiento de los partidos. La Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados pretende recortarle 950 millones de pesos… y eso que el INE se “lució” y presentó la solicitud de presupuesto más baja de su historia. O eso dice: 34% menos de lo que pidió para 2018… y todavía así le quieren bajar. “¡Chale!”, exclama Lorenzo Córdova…