Foto: Facebook

El PRI regresará lo que se ha chin… digo, dará 25% de financiamiento de 2017 a damnificados

Y en noticias que nos indican que falta poco para que los cerdos vuelen, el PRI dio a conocer que este lunes renunciará oficialmente ante el Instituto Nacional Electoral (INE) al 100% del financiamiento que le corresponde para lo que resta de este 2017 (o sea, 25% del presupuesto total), con el objetivo de que todo ese dinero sea destinado a los damnificados de los sismos del 7 y 19 de septiembre. Así, si no hay descuentos o el árbitro electoral se pone rejego, 258 millones de pesos serán utilizados –en teoría– para echarle la mano a víctimas de la CDMX, Puebla, Morelos, Oaxaca, Chiapas, Guerrero y Estado de México.

Ya que en redes sociales se alienta a que se mantenga el espíritu buena onda y solidario que ha imperado desde que ocurrió la tragedia, no daremos eco a frases como “así de sabroso habrán robado en todo el año” o “pero el 2018 seguro lo van a desquitar”, que es como mucha gente intenta justificar la sospechosamente noble acción del tricolor (que ni eso, a final de cuentas ni es “su” dinero y nomás lo están regresando para la banda). Como sea, por medio de un comunicado, el PRI pidió que en otros partidos intenten imitar su buen corazón y aporten el 25% de sus prerrogativas de este año. Con eso, se estaría dando “un apoyo inmediato de casi mil millones de pesos para quienes lo necesitan más”.

Aunque mucha gente (es un decir) aplaude este movimiento tricolor, remarcando que es el único partido que está actuando en caliente, otra no termina de refrescarle su jefecita a Enrique Ochoa Reza y compañía. ¿Por qué? Bueno, porque resultaron muy entrones para regresar esos 258 millones de pesos. Sin embargo, para tocar los mil 689 millones que se les destinarán para 2018 no han dicho nada… “es para que los recursos lleguen a familias afectadas de manera inmediata”, señalan en el PRI. Aún así, los desconfiados apuntan que es para no hacer caso a la petición ciudadana en la que se exige que los partidos renuncien a los casi 7 mil millones de pesos que tendrán para quemar, bajo la justificación del proceso electoral de 2018.

Hace unos días en el INE se pusieron sus moños al advertir que dinero otorgado a los partidos no podía ocuparse para otras cosas que no fuera hacer innecesarios spots o colocar espectaculares con la jetota de los políticos, porque de hacerlo se incurriría en un acto ilegal. Sin embargo, en el PRI se propuso una “ruta legal” con la cual el dinero que les corresponde para este último cuatrimestre del año podrá ser reasignado para los damnificados de los sismos. Así, si todos los partidos hacen lo mismo, los afectados recibirán mil millones en corto y la gente dejará de estarlos chin#$!do con el presupuesto del próximo año… digo, así la gente será apoyada lo antes posible.

Pero bueno, ¿qué tal si mejor donan esos mil millones de lo de este año y, también, los 7 mil millones del próximo (o bueno, no todo, pero sí una buena parte)?