Por Adrián Montemayor

Este 17 de septiembre tendrá lugar la presentación del Primer Informe de Gobierno de Claudia Sheinbaum al frente de la administración de la Ciudad de México. La Jefa de Gobierno tomó el mando de la ciudad tras la desastrosa administración de Miguel Mancera, quien será recordado como el gobernante más mediocre que ha sido electo en la capital. Ella llegó con carro completo en el Congreso local y el apoyo incondicional de AMLO. En el tiempo que ha gobernado la ciudad, ¿qué cosas han cambiado y cuáles siguen igual? 

INMOBILIARIO

Existen diversos cambios explícitos frente a la administración anterior. Uno de los más visibles es la relación con el sector inmobiliario y de la construcción. Mancera mantenía una política de promoción a la voracidad inmobiliaria junto al llamado “Cartel Inmobiliario” que incentivó la construcción de megadesarrollos de vivienda y comercio, infringiendo usos de suelo, normativas ambientales y la voluntad vecinal. Ya se investiga la aprobación de 48 megadesarrollos de manera irregular. Esta investigación debe incluir la actuación del antiguo Jefe de Gobierno, quien actualmente goza de fuero

Entre las primeras acciones de esta administración se incluyó la pausa a estos megadesarrollos en lo que se revisan sus expedientes, lo que ha ganado la antipatía del sector inmobiliario con la Jefa de Gobierno, acusándola de frenar la inversión. Además, Sheinbaum busca integrar a los vecinos en la aprobación de estos proyectos, lo que retrasaría más sus permisos. 

Claudia Sheinbaum

Foto: Martin Gonzalez Castillo/Getty Images

En cuanto a la Reconstrucción tras el sismo del 19S, aunque comparten Comisionado para la Reconstrucción, las administraciones se contrastan fácilmente. Sheinbaum ha otorgado apoyos directos en vez de créditos y ha facilitado trámites para quienes no tenían toda la documentación sobre la tenencia de su hogar en orden. Sin embargo, aún hay 20 mil damnificados que no han podido regresar a sus hogares y quizá no lo hagan hasta el 2020. 

DATOS

Hace unos meses se hizo público que la administración de Mancera maquilló sistemáticamente las cifras de delitos en la ciudad, inhibiendo activamente la denuncia para lograr mejorar artificialmente los índices de seguridad. Además de inmoral, esta conducta es claramente criminal. Buscaron mejorar la percepción ciudadana sobre la seguridad pero sólo causaron que las problemáticas no se pudieran medir y atender correctamente. 

En contraste, la Agencia de Innovación Digital (ADIP), a cargo de José Merino, ha logrado ordenar, y facilitar los datos de la ciudad para uso público. Entre sus proyectos destacados se incluye la reingeniería de trámites para facilitar procesos a los ciudadanos. Sin embargo, hay quien ve en la ADIP un órgano que adquiere cada día más peso en la toma de decisiones del ejecutivo local, extralimitándose en sus funciones. Ejemplo de esto es el papel de la Agencia en la atención del movimiento feminista tras las marchas, una relación que no queda clara y que se puede ver más natural en las funciones de la Secretaría de Gobierno. 

PROGRAMAS SOCIALES 

Los estandartes de la política social de Sheinbaum han sido los PILARES y los sábados de Tequio. PILARES busca reiniciar y renovar la organización comunitaria de los barrios de la ciudad a través de actividades para los vecinos enfocadas en niñas, niños y jóvenes. Especialmente a través de la construcción de ciberbibliotecas y actividades educativas y recreacionales. Falta darle tiempo al programa para ver si su implementación provoca una disminución de índices delictivos y/o un aumento de la calidad de vida para las comunidades. Aun así, la inversión en educación y creación de comunidad siempre es bienvenida y positiva. 

Sheinbaum

Foto: Carlos Tischler/Getty Images

Los sábados de Tequio se han transformado en una tradición para la Jefa de Gobierno y el gabinete, que realizan actividades de mejora barrial. Aunque es un buen gesto y transmite cercanía y atención a los ciudadanos, su uso mediático y discrecional puede analizarse como una actividad de proselitismo político. 

MUJERES Y SEGURIDAD

Quizá la mayor crisis por la que ha atravesado esta administración fue la respuesta al movimiento de protesta por la violencia sistemática que sufren las mujeres en la ciudad, específicamente por las agresiones sexuales de la policía local. La respuesta inmediata de Sheinbaum, criticada por hostil y un tanto paternalista, se modificó al ampliar el diálogo con colectivos feministas para el proceso de construcción de programa integral para la atención a la violencia contra las mujeres. 

Si bien la respuesta no ha sido la ideal, la eliminación del uso de granaderos y la disposición al diálogo hacen una respuesta diametralmente distinta  a la que hubiera tenido Mancera, conocido por la represión, falta de respuesta y aversión general a los movimientos sociales durante su gobierno. 

COORDINACIÓN METROPOLITANA

Apenas en días pasados se anunció una propuesta de Ley de Coordinación Metropolitana con el Estado de México e Hidalgo. Hay una deuda histórica de colaboración gubernamental a nivel local para resolver las problemáticas de la metrópoli. Es sorprendente que aún en el 2019 no exista un sistema compartido de transporte para facilitar los traslados desde el Edomex de y hacia la CDMX. Falta ver cómo avanza la propuesta en los congresos locales.

GUARDIA NACIONAL

Si la militarización de la seguridad pública a nivel nacional defraudó a muchos que creyeron en el pacifismo de AMLO, la entrada de la Guardia Nacional a la CDMX fue aún peor. Durante las primeras semanas del diseño de ese cuerpo militar, Sheinbaum prometió que no ingresaría en la capital, pero ya opera en todas las alcaldías. Falta recordar su inicio revisando mochilas ilegalmente en el Metro. Habrá que ver si resulta en la desarticulación de los carteles que operan en la capital.

legal-ilegal-revisar-mochilas-metro-guardia-nacional-02

Foto: @MetroCDMX

 CONGRESO

El primer Congreso de la Ciudad de México tiene la arrolladora de Morena, por lo que no hay pluralidad sustantiva y atropellos como la discusión en fast track y sin incluir a ciudadanos en la Ley de Participación Ciudadana, suceden. El legislativo tiene varios pendientes, como la discusión de la Ley de Planeación que se acaba de presentar en borrador y la instalación del Sistema Local Anticorrupción que se encuentra frenado sin justificación.

Hay claroscuros en el primer año de gestión de Sheinbaum. Quizá sean por la curva de aprendizaje que lleva cualquier administración. Faltan muchos temas que discutir y sobre los que se puede trabajar de la mano de los ciudadanos. La CDMX necesita una gobernante audaz que transforme las inercias del pasado y aumente la calidad de vida de la ciudad. Aún se puede cambiar a la ciudad.

*****

Adrián Montemayor habita la CDMX.

Twitter: @montemx