Por encima de Ana Martha Escalante Castillo, Raúl Aarón Pozos Lanz, Oscar Román Rosas González y Renato Sales Heredia; Alejandro Moreno Cárdenas fue electo precandidato único para gobernador del estado de Campeche por el Partido de la Revolución Institucional (PRI).

Alejandro Moreno Cárdenas, mejor conocido como Alito ha sido presidente del Comité Directivo Estatal del PRI en Campeche, senador de la república y diputado plurinominal en dos ocasiones.

Como ha señalado Carlos Loret de Mola,

Alito guardaba íntima relación con Amado Yáñez, dueño de Oceanografía (empresa energética favorita del sexenio de Calderón) quien se encuentra actualmente en prisión. Yáñez fue encontrado responsable de uno de los fraudes bancarios más importantes en México durante los últimos años al desviar recursos prestados por Banamex para otros usos. Cuando se le preguntó a Moreno Cárdenas por qué se había reunido con el empresario antes de que éste fuera detenido y procesado, contestó que simplemente deseaba hacerle recapacitar.

De acuerdo con el propio Loret, Alito “se encumbró el sexenio pasado gracias a su cercanía con el entonces secretario de Gobernación, el panista Juan Camilo Mouriño (qepd), y su familia. Los Mouriño tienen negocios y vínculos con Campeche. ”

Moreno Cárdenas pertenece a una  de las familias con mayor influencia sobre negocios petroleros en Campeche y en Estados Unidos, a través de la empresa First International Flow Control y recientemente aceptó que ha realizado cabildeos para conducir inversiones energéticas al Estado, luego de que se señalara que estaba “pasando charola” rumbo a la elección. Es uno de los políticos con mayor poder de decisión sobre el rumbo de Pemex y los negocios que la paraestatal entable con las pocas privadas que aún deseen invertir en energéticos mexicanos tras la caída del petróleo.

@plumasatomicas