Foto: Getty Images.

Reino Unido acusa a Rusia de robar información de la vacuna contra COVID-19

En medio de la pandemia, el Centro Nacional de Seguridad Cibernética (NCSC) de Reino Unido acusó a hackers rusos de intentar robar información relacionada con la vacuna contra el coronavirus —todo esto bajo la operación del servicio de Inteligencia de Rusia.

La información la dio a conocer el NCSC este 16 de julio, después de seguirle el paso a la actividad de un grupo de piratas cibernéticos identificado como APT19 —conocido también como los Duques o Cozy Bear.

Según la investigación del Centro Nacional de Seguridad Cibernética de Reino Unido, APT19 trabaja bajo las órdenes del gobierno de Rusia, orquestando ataques “maliciosos” —cibernéticos— contra dependencias gubernamentales, diplomáticos, centros de estudio, de atención médica y energía que cuentan con información súper valiosa sobre el desarrollo de una vacuna. Va el caso.

Acusan a hackers rusos de intentar robar información sobre la vacuna contra el coronavirus

“El NCSC evalúa que APT29, también llamado los Duques o Cosy Bear, casi con certeza operan como parte de los servicios de inteligencia ruso”, se lee en el comunicado publicado esta mañana, donde el NCSC explica que todo este rollo también ha sido analizado por los socios del Canadian Communication Security Establishment (CSE) y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) y el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de la Agencia de Infraestructura de Ciberseguridad de Estados Unidos.

Es decir, el asunto es demasiado grave y estas tres naciones —Reino Unido, Canadá y Estados Unidos— han señalado a Rusia por intentar robar y darle al traste a los trabajos de investigación para combatir la pandemia de coronavirus.

rusia-espionaje-reino-unido-vacuna

Foto: Getty Images.

¿Cómo operan estos hackers? De acuerdo con el Centro Nacional de Seguridad Cibernética, la operación de los Duques o APT19 funciona gracias a herramientas y técnicas como el spear phising  —correos maliciosos que tienen la tarea de robar los datos e información de los usuarios— y el uso de un malware personalizado, conocido como WellMess y WellMail.

Va de nuevo, las dependencias donde se ha monitoreado la presencia de los Duques son aquellas enfocadas a la investigación del desarrollo de una vacuna contra el coronavirus.

rusia-espionaje-vacuna-National-Cyber-Security Centre

Foto: Getty Images.

Esta no es la primera vez que Reino Unido señala a Rusia por intentar entrometerse en asuntos internos —y poner a trabajar a toda la maquinaria de inteligencia. ¿Les suena el nombre de Sergei Skripal?

Sergei Skripal

En 2018 salió a la luz pública el caso del exespía ruso Sergei Skripal, quien fue víctima de intento de envenenamiento por parte del gobierno de Rusia. Al menos, esa fue una de las teorías que manejó Reino Unido.

En marzo de 2018, Sergei Skripal y su hija ingresaron a un hospital de la localidad de Salisbury —en estado crítico por exposición a una “sustancia desconocida”, después de ser hallados semiinconscientes.

Skripal fue coronel del ejército de Rusia y condenado a 13 años de prisión en Moscú por alta traición y espionaje en 2006. De acuerdo con medios internacionales, el exespía había revelado al servicio secreto británico —M16— la identidad de un grupo de agentes dobles.

Es ‘altamente probable’ que Rusia esté detrás del envenenamiento de ex espía ruso: Theresa May

En 2010 Skripal pudo deshacerse de esta sentencia gracias a una amnistía emitida por el entonces presidente Dimitri Medvedev  y de esta manera logró llegar a Reino Unido —presuntamente con una nueva identidad.

Sin embargo, se maneja que el gobierno de Vladimir Putin le siguió el paso a Sergei Skripal  hasta que en 2018 se registró el intento de envenenamiento.

Hasta la fecha, el gobierno de Rusia niega esta teoría y ha rechazado su participación en el caso Skripal —además de negar que el Kremlin está detrás del espionaje por la vacuna contra el coronavirus.

Ahora, con la acusación hecha por el Centro Nacional de Seguridad Cibernética, se configura una nueva trama entre estas dos naciones —esta vez secundada por Estados Unidos y Canadá— y que tiene como precedente una investigación sobre la supuesta incidencia de Rusia en las elecciones generales de 2019 en Reino Unido.