Reseña y Fotos: James Blake en El Plaza Condesa

Anoche se presentó el ganador del Mercury Prize en EL Plaza Condesa junto a Teen Flirt, esto fue lo que pasó en una noche inolvidable que presenciamos cerca de 2 mil personas.

En un concierto totalmente sold out, el recinto de la condesa comenzó a llenarse a partir de las 8 de la noche, para después recibir a Teen Flirt, quien fue el warm up preciso para la noche.

DSC03877 DSC03874

Unos minutos después de las 9:30 de la noche, James Blake salió al escenario de El Plaza Condesa, acompañado de Ben Assiter en la batería y Rob McAndrews, encargado de la guitarra y el sampler. Desde que el británico saludó al público, los gritos y piropos comenzaron a escucharse, cosa que sucedería durante el resto del concierto.

Con “I Never Learnt To Share”, empezó a demostrarse la habilidad de Blake al utilizar su voz en diversas capas, mientras todos aguardaban el momento en el que los sintetizadores atacaran el recinto y nuestros oídos. Poco a poco, la mayoría de las canciones se construían por los tres músicos hasta que explotaban en una odisea de sintetizadores y percusiones.

DSC04055 DSC04048

James Blake aclaró que no sabía español y se disculpó por ello, pero insistió durante todo el concierto en la emoción que le causaba estar en México. Además de los inevitables bailes, la gente que asistió anoche al Plaza no dejaba de gritar, ante lo que Blake respondía viendo al público con una sonrisa.

Además de los gritos, también se escuchaba que la gente callaba a los demás en canciones que ameritaban escuchar los silencios y crescendos de Blake, como “A Case of You” y “Limit To Your Love”, en las cuales parte del público callaba a los demás con un enérgico “¡Shhh!”.

Durante todo el concierto, la seguridad del lugar merodeaba gritando que había zona de fumadores afuera, cosa que absolutamente a nadie le importó y siguieron encendiendo cigarrillos de todo tipo.

DSC04043

Para explotar canciones dance como “Voyeur” y “CMYK”, Blake extendía ciertas partes y enloquecía en los sintetizadores. Mientras, los asistentes bailaban casi convulsionándose de pie. No faltaron los hiperactivos que saltaban como para subirse al escenario mientras los demás resentían sus movimientos exagerados.

Cerca del final, Blake presentó al par de músicos que estaban con él y finalizó con “Willhelms Scream”, mientras hombres y mujeres indistintamente le demostraban su devoción con los clásicos gritos de amor y peticiones para tener un hijo con él.

Blake no sólo tiene este efecto en la gente. Al final del concierto, en su regreso al escenario para interpretar una última canción, intentó hacer que el público se callara por completo. Después de intentarlo un par de veces, y reconocer que era su culpa por no saber español, subió a una fan para que nos dijera a todos lo que ya sabíamos: que nos calláramos. Finalmente, se logró y con una interpretación magistral de “Measurements”, James Blake se despidió de México una vez más.

DSC04037 DSC04005 DSC03979 DSC03954 DSC03914 DSC03911 DSC03890

Reseña: Federico Franco
Fotos por: Diego Figueroa @halofive