Con lo ocurrido en Guerrero y Chiapas se ve como que eso de “abrazos, no balazos” no le está funcionando a las fuerzas de seguridad del país… y tampoco el aviso de actuar “en defensa legítima”. ¿Tons, pa’ dónde?

Primero, en la sierra de Guerrero se reportó un ataque contra efectivos de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), esto mientras cruzaban por las inmediaciones de El Balsamar, municipio de Leonardo Bravo.

Las siguientes imágenes son fuertes.

De acuerdo con Proceso, en la emboscada de la que fue víctima el convoy militar, murieron dos soldados, mientras que otros tres resultaron heridos y alcanzaron a recibir ayuda para ser trasladados a un hospital de Chilpancingo. Sin embargo, uno de ellos perdió la vida en el nosocomio.

Este hecho fue confirmado por el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, pero se hizo más conocido debido a que uno de los soldados que fue parte del grupo agredido, grabó un breve video en el que mostró el resultado de la refriega. “Dos muertos y un herido”, reportó el efectivo, en su momento.

De acuerdo con el corresponsal de Proceso en Guerrero, Ezequiel Flores, el lugar donde sucedió la emboscada al convoy del Ejército es un territorio que está en disputa, debido a la lucha por el control de la amapola y la industria minera. Esta disputa “ha exhibido nexos de autoridades de los tres niveles con el narco”, acusa Flores.

“Bueno… pero eso nomás pasa en zonas en las que hay asuntos del narco, ¿verdad?”

Pues no… las agresiones a las fuerzas de seguridad ya son una constante. Y no sólo por asuntos que tienen que ver con el crimen organizado. También por el descontento hacia las autoridades por el incumplimiento a sus responsabilidades.

Al menos eso parece que sucedió en Chiapas, donde efectivos de la Guardia Nacional fueron agredidos durante una confrontación con pobladores del municipio de Bochil, quienes realizaban un bloqueo  al camino que comunica a la cabecera municipal, en exigencia del entrego de recursos de obras sociales.

De acuerdo con Aristegui Noticias, en el enfrentamiento resultaron heridos tres militares, dos mujeres y un hombre, siendo este último el de más gravedad, al recibir un disparo en el cráneo.

Según los pobladores del Bochil, Chiapas, el enfrentamiento con los de la Guardia Nacional duró cerca de dos horas y en él también resultaron civiles heridos.