Rápido se está dando la reparación de daños causados por el caso del asesinato de la niña Valeria Teresa Gutiérrez Ortiz. Claro, la reparación es superficial y sirve para darnos cuenta que sí había formas de evitar lo ocurrido la semana pasada, cuando la menor fue luego de ser raptada y abusada sexualmente por el conductor de una combi de la ruta 40 de Nezahualcóyotl que -por cierto- contaba con antecedentes penales.

El presidente municipal de Ciudad Neza, Juan Hugo de la Rosa García, informó que, tras reunirse con los padres de Valeria, decidió suspender a todos los colectivos de la ruta 40… al menos hasta que sus operadores y unidades cumplan con la Ley de Movilidad y Transporte del Estado de México ¿Qué, no las cumplían?, ¿quién les otorgó el permiso para chambear, entonces?, ¿hay otras rutas que laboran en las mismas condiciones?, ¿no que Juan Zepeda se la había rifado en cuestiones de seguridad en Neza?

Alerta Amber de Valeria Teresa

vía Twitter

Luego del anuncio del flamante alcalde municipal, en friega los agentes de tránsito comenzaron a sacar de circulación a las unidades de la mentada ruta, la cual va de la estación de la Línea B del Sistema de Transporte Colectivo Metro al Bordo Xochiaca. De acuerdo con La Jornada, la mayoría de las unidades son camionetas Volkswagen, modelo Combi con más de 20 años de dar batalla… es decir, ya están más que descontinuadas.

Pero lo viejo de las unidades no es el único problema. Según denuncias de usuarios, muchas de las combis tienen los vidrios polarizados, lo cual no está permitido ni siquiera para autos de uso particular. Además, varios de los operadores no respetan los límites de velocidad e incluso operan bajo la influencia de enervantes. Claro, esto nomás es lo que se ve, también hay que señalar que muchos de ellos no cuentan con la capacitación requerida para conducir un transporte de pasajeros…

vía Twitter

Pero a partir de ahora (y quién sabe por cuánto tiempo) eso acabará: se revisará la situación de cada uno de los operadores y se les aplicará los respectivos programas de capacitación y certificación, esto con el objetivo de evitar que vuelva a suceder un caso como el de Valeria… que de paso, también se pudo haber evitado si los policías hubieran hecho su trabajo: de acuerdo con Jacqueline Ortiz, madre de Valeria, pese a solicitar apoyo de las autoridades del Estado de México, éstas no iniciaron de inmediato la búsqueda inmediata. En cambio, le dijeron que esperara, que dejara la foto de su hija y que más adelante le llamaban.

“Pudimos haber encontrado a mi hija muy fácil, pero no se quisieron tomar el tiempo”, acusa la madre.  ¿También aquí se les suspenderá a los polis y se les regresará su trabajo hasta que se les pase por las pruebas correspondientes? No estaría mal.