Y en un universo paralelo… presidente Guaidó reconoce a Añez como mandataria de Bolivia

Dos políticos de Sudamerica sacaron una página del libro de Ned Flanders para festejar la Navidad con imaginación y terminaron ganándose las risas del respetable público. Juan Guaidó, autonombrado presidente legítimo de Venezuela, reconoció a Jeanine Añez, una senadora de oposición, como la nueva mandataria de Bolivia.

Aunque el reconocimiento diplomático sirvió más para los memes que para cualquier cosa realista, este evento terminó por demostrar las alineaciones ideológicas que vive el continente.

Desde el Gobierno legítimo de Venezuela reconocemos a Jeanine Añez como Presidenta interina de Bolivia, en su misión de guiar una transición constitucional hacia una elección presidencial”, tuiteó Juan Guaidó este miércoles por la noche. “Son una inspiración para nuestro país, tenemos la convicción que lograremos la libertad”

Aprovechando que el final de la década nos está volviendo locos a todos, la presidenta de Bolivia agradeció el reconocimiento del político venezolano.

universo-paralelo-guaido-venezuela-bolivia-anez-presidenta-reconoce-01

“Como Presidenta Constitucional de Bolivia le invito a designar al nuevo Embajador de Venezuela en Bolivia, quien será reconocido de inmediato por nuestro gobierno”, contestó a través de su cuenta de Twitter, como para devolverle el mismo favorcito que le hizo Guaidó.

Los gobiernos de Donald Trump (Estados Unidos), Jair Bolsonaro (Brasil), Boris Johnson (Reino Unido) y Jimmy Morales (Guatemala), también reconocieron a Añez como presidenta de Bolivia.

universo-paralelo-guaido-venezuela-bolivia-anez-presidenta-reconoce-02

¿Y México? Por si se preguntan, aquí no ha sido reconocida oficialmente y después de ofrecerle asilo a Evo Morales, la senadora de oposición y nueva presidenta interina de Bolivia, tuvo una palabras —bastante agresivas— dedicadas para nuestro país. “A mí me dan mucha pena los mexicanos, porque de algo de lo que queremos salir, ellos decidieron entrar”, señaló Jeanine Áñez en una entrevista para CNN.

Añez llegó al poder después de la salida apresurada —y presionada por el ejército— de Evo Morales, el presidente de Bolivia que estaba jugando el peligroso y manchado juego de “me eternizo en el poder”. La nueva presidenta, que tomó posesión con Biblia en mano, tiene la complicada tarea de convocar a nuevas elecciones lo antes posible y pacificar al país.