Noticias

WTF?!?! En Venezuela una hamburguesa te cuesta 170 dólares

La inflación por la que atraviesa Venezuela alcanza niveles tan exorbitantes, que basta con checar los precios de algunos productos para sorprendernos.

La inflación por la que atraviesa Venezuela alcanza niveles tan exorbitantes, que basta con checar los precios de algunos productos para sorprendernos.

Por ejemplo, una hamburguesa en promedio cuesta unos 1,700 bolívares, que equivalen a 170 dólares de acuerdo al cambio oficial de 10 bolívares por dólares (sí, llegó el momento de agradecer que en México las hamburguesas de carrito afuera de las estaciones del metro no cuestan ni una décima parte).

Bueno, volviendo a Venezuela, otro ejemplo de esta hiperinflación lo tenemos con el precio de una noche en un hotel convencional, que es de alrededor de 69,000 bolívares (6,900 dólares). Así nos queda claro que hay productos y servicios que se encuentran fuera del alcance de la clase media venezolana.


Ante esta situación, pocos son los comerciantes que usan la tasa oficial para definir el precio de sus productos y se inclinan por el tipo de cambio del mercado negro que es de un dólar por cada 1,000 bolívares. Sin embargo aún así los precios de muchos de productos de consumo son demasiado elevados.

Esta alza descomunal de precios ya está repercutiendo en la población. Tan sólo en el municipio de Chacao se han visto filas de oficinistas en tiendas de víveres buscando conseguir el almuerzo al precio más accesible posible, mientras que los restaurantes de alrededor se encuentran vacíos. Otro sector muy golpeado ha sido el de los comercios que ofrecen productos que no son de primera necesidad, donde varios han tenido que cerrar ante las pocas ventas que registran.

Para retratar la situación que viven los ciudadanos venezolanos tenemos el caso de Kevin Jaimes, vendedor de autopartes de 21 años que vive con su familia compuesta por siete integrantes y que percibe un salario de 35,000 bolívares mensuales (35 dólares)

“No sabemos qué vamos a poder comprar. Lo difícil es cuando hay una cola gigante y todo está agotado antes de llegar”.

Al agotarse los productos, los revendedores aprovechan para ofrecerlos hasta cien veces más caros en el mercado informal. Obviamente, de lujos como ir al cine ya ni hablamos.

Y esta es sólo una pequeña muestra de la difícil situación que se vive en Venezuela, ojalá y pronto salgan de ella…

*** Vía Globovisión
Comenta con tu cuenta de Facebook

Top Relacionadas
:)