Ya que no muchos estuvieron de acuerdo con la forma en la que Leo Zuckermann hubiera alejado a los habitantes del Tlahuelilpan del ducto de Pemex y así evitar (¿evitar?) la tragedia… pues a ver qué les parece lo sugerido por Xóchitl Gálvez: bastaba con que las autoridades tuvieran un kit a la mano… y listo.

Durante su intervención en el debate con motivo de la agenda política de la Comisión Permanente, la senadora Xóchitl Gálvez mostró un kit con el que – según ella – pudo haberse evitado que la gente de Tlahuelilpan, Hidalgo, se acercara al ducto perforado para llevarse la gasolina que salía como fuente.

Insinuando que la gente no sabía del peligro que corría con tanto combustible regado, doña Xóchitl criticó que ninguna autoridad hizo acto de presencia con un explosímetro… ¿? Un aparato nomás siente el fregadazo de gases combustibles y se enciende. “Indica el nivel de explosividad que hay en la zona”, explicó. Con eso y un megáfono para solicitar la evacuación debido al riesgo de explosión, bastaba para que la gente con bidón en mano de volada dijera “no manches, sí… ¡vámonos!”

“Les aseguro que la gente se hubiera movido”, señaló la senadora panista ante el aplauso de todos sus compañeros.

Pero bueno, si con lo anterior no fuera suficiente, Xóchitl Gálvez agregó más elementos a su kit: un chalequito de Protección Civil (para que los habitantes identifiquen a la autoridad), cintas de seguridad, señalización con calaverita y letrero de “PELIGRO”… y bueno, en caso de que surgieran más inconvenientes que todos los elementos del kit no pudieran resolver, la Guía de Respuestas para Emergencias… ahí nomás se checa el tipo de problema que hay y se hace lo que indica, explicó la senadora Gálvez.

La senadora criticó que en antes del trágico evento del pasado 18 de enero, en el lugar hicieron acto de presencia soldados…”necesitábamos técnicos”, reprochó Gálvez. “Pasaron horas y Protección Civil nunca llegó con un explosímetro”.

Por otra parte, la panista indicó que si bien en Tlahuelilpan se registró un delito (haciendo referencia al robo de gasolina), justificó que la presencia de la gente en el ducto de Pemex se debió a “una urgencia de conseguir gasolina por el desabasto registrado desde el 7 de enero”. Además, señaló que no puede ignorarse el hecho de que pudo haber negligencia por parte de las autoridades, “¿por qué nadie dio cumplimiento a la Ley General de Protección Civil?”