Es imposible pensar que el francés Arsene Wenger no fuera tentado por otros equipos a lo largo de las 22 temporadas al frente del Arsenal y uno de los equipos que estuvo a punto de ficharlo fue el Real Madrid.

Como estratega y manager del Arsenal, Wenger consiguió cuatro títulos en la Premier League y siete veces la FA Cup, además de quedarse en la orilla de la Champions League en 2006. Tal vez su mejor experiencia fue dirigir a “Los Invencibles”, el equipo que obtuvo la Premier sin perder un solo partido en la temporada 2003-04.

Sin embargo, estuvo cerca de no comandar a aquel equipo, ya que el Real Madrid lo tentó por primera ocasión. El propio Wenger confesó a Marca que hubo una reunión entre la directiva blanca y él en un hotel en París, sin embargo, el hecho de que en la Casa Blanca desfilen estrategas le hizo rechazar el puesto.

Getty Images

“Desde muy joven pensé que quería trabajar de la manera que me gusta y sentí que estaba en un club donde satisfacían mis necesidades de la forma en que quería trabajar”, declaró Wenger, quien para ese momento era la primera opción para sustituir a Vicente Del Bosque, aunque finalmente fue contratado Carlos Queiroz, que después fue sustituido por José Antonio Camacho y Mariano García Remón en la misma campaña.

Wenger se reunió aquella vez con Jorge Valdano, que era el director deportivo. “Aunque fue entusiasta y nos pidió una semana, me fui sabiendo que no iba a llegar al Real Madrid. Seamos sinceros, en ningún club español habría estado 22 años”, declaró Valdano.

Las siguientes dos ocasiones sólo hubo interés por parte del Madrid, pero Wenger no llegó al punto de las negociaciones. La segunda vez fue en 2009, después de que el Madrid fuera humillado por el Barcelona  de la primera temporada de Guardiola.

Getty Images

Wenger rechazó la oferta de inmediato y finalmente fue contratado Manuel Pellegrini, quien a pesar de haber hecho un buen papel, fue sustituido por José Mourinho al siguiente año.

La tercera vez fue en 2016, después de que Zinedine Zidane tuviera una racha de tres empates, pero Wenger se mantuvo fiel al Arsenal.  “Hoy en día a veces pienso si realmente hice bien o no rechazándoles, pero en aquel momento sentía que estaba en un club idóneo”, dijo.

Getty Images