Getty Images

Cuarto triunfo consecutivo del Atlético y Héctor Herrera se quedó en la banca

Si no se sufre, no es Atlético de Madrid. Los ‘Colchoneros’ ganaron tal y como le gusta al ‘Cholo’ Simeone, bien defendido atrás y adelante lastimando a balón parado, así venció 2-1 al Alavés, que quiso lastimar a los rojiblancos con la misma fórmula del Atlético.

Con esta receta, el Atlético ya suma cuatro victorias consecutivas sin recibir goles y con las cuales llega a 58 puntos, se pone a 10 del sublíder Real Madrid y se afianza en la zona de Champions League en el tercer peldaño, con cuatro unidades de ventaja sobre el Sevilla, que es cuarto. Con estos números enfrentará el próximo martes el Barcelona, que pasa por uno de los momentos más complicados de la temporada.

El mexicano Héctor Herrera arrancó el partido en la banca y desde ahí observó los 90 minutos. Sentadito se ve más bonito.

Atlético de Madrid

Getty Images

Alavés, el equipo en el que milita Édgar Méndez, exjugador de Cruz Azul, y quien disputó los primeros 61 minutos, se plantó atrás desde el inicio e hizo sufrir al Atlético a lo largo del un primer tiempo que cayó en lo tedioso. Pero eso es normal en el Atlético, que en 15 de sus 32 partidos se ha ido al descanso sin goles.

Pero el Atlético sabe sufrir y aprovechó una jugada a balón parado en el segundo tiempo para abrir el marcador con un cabezazo de Saúl Ñíguez, y fue ahí cuando se vino abajo el plan del Alavés.

 

Y así como el Atlético sabe sufrir, le gusta hacer sufrir a sus oponentes, por lo que cerró los espacios y apostó por las descolgadas, las mimas con las que echó al Liverpool de la Champions League y así encontró un penal un tanto dudoso que fue cobrado por Diego Costa, quien sentenció el partido a los 72 minutos.

 

Ya en tiempo de compensación, Alavés descontó con un penal también discutido.