El público es el que tiene la última palabra. Cuando se estrenó Venom a principios de octubre, las críticas no fueron muy alentadoras y tacharon el filme de “ridículo” con una “extraña” actuación de Tom Hardy en el papel de Eddie Brock. Sin embargo, la película se convirtió en un éxito total en taquilla durante varias semanas hasta conformar (casi, casi) que habrá una segunda parte. Lo mismo sucedió con Bohemian Rhapsody, la película biográfica de Freddie Mercury y el surgimiento de Queen, una de las bandas más reconocidas a nivel internacional. Las críticas quizá no fueron tan duras o hirientes como con Venom, por ejemplo, pero tampoco marcaron un rumbo tan positivo para el filme. Pero, nuevamente, las audiencias son las que deciden y los comentarios por parte de los usuarios han sido bastante positivos desde su estreno a mediados de noviembre.

Sobre todo, la gente –incluso medios especializados– aplaudió el trabajo de Rami Malek como Mercury, quien en realidad no actuó, sino imitó al cantante. En nuestra reseña sobre Bohemian Rhapsody, escribimos que “sus movimientos y pausas nos llevan a pensar en el showman y no en el actor que poco se parece. La asimilación del personaje por parte de Malek es tan poderosa y coherente, que al final no nos importa la prótesis dental exagerada ni la sutileza del cuerpo de Malek frente a la potente presencia de Mercury.

Ahora, el mismo Brian May, guitarrista de Queen, dijo durante una conversación con la Press Association, que Malek merece una nominación al Oscar en la categoría de Mejor Actor por su trabajo en la biografía. “Él es increíble también, sin duda debería estar en la lista de nominados a los premios Oscar y ganarlo. Vivió tanto el personaje de Freddie que en algún momento comenzamos a pensar en él como Freddie. En verdad es sorprendente”.

Y tiene razón. La imitación de Malek es tan exacta, que durante las dos horas del filme, sobre todo cuando nos presentan al Mercury que todos conocimos en el escenario, las audiencias dejan de lado los detalles “erróneos” en cuanto su físico, para dar paso al personaje como tal. May también dijo que el actor que lo interpreta, Gwilym Lee, también debería recibir premios.

Brian May participó en Bohemian Rhapsody como consultor musical en la parte creativa. Sobre las críticas negativas, el guitarrista dijo: “Nos involucramos en este proyecto por nueve años y es increíble verlo tan bien. Hubieron críticas de mierda, como algunos de nuestros trabajos anteriores (con Queen), pero el público lo ha abrazado”.

Tendremos que esperar a que las apuestas para los premios de la Academia 2019 arranquen, y ver si hay un espacio para Malek en las nominaciones. Otros actores que se podrían sumar a la lista, por los comentarios hechos en los medios y las redes sociales, son Bradley Cooper por A Star Is Born, Christian Bale por Vice, Ryan Gosling por First Man, Steve Carell y Timothée Chalamet por Beautiful Boy, Viggo Mortensen por Green Book y unos cuantos más.