Quino y un muñeco de Mafalda. / Foto: Getty Images

¡Feliz cumpleaños! Los 56 años de Mafalda, su aversión a la sopa y el tal Quino

Este 29 de septiembre, el personaje de Mafalda creado por Quino, cumple 56 años de su primera publicación. ¿También odias la sopa?

Mafalda odia la sopa y cuestiona absolutamente todo lo que dicen y hacen los adultos. Tiene una tortuga llamada Burocracia y su cabello es negro, esponjado y siempre despeinado. Nació un día como hoy, 29 de septiembre, pero de 1964 cuando apareció en el semanario Primera Plana de Buenos Aires. Su “papá” oficial se llama Quino, y desde hace 56 años, el mundo se entendió de forma diferente.

Después del éxito en Argentina, el resto de América Latina y su paso por Europa (con un libro editado en italiano y presentado por Umberto Eco), Quino decidió terminar con la vida activa de Mafalda en 1973. Sin embargo, su importancia trasciende más allá de su presencia en la década de los 60 en Argentina con ideas progresistas que a la fecha, no hemos podido aplicar del todo.

Pero acá les va un poco la historia de Mafalda y el tal Quino que la creó:

Joaquín Salvador Lavado Tejón (Quino)

Joaquín Salvador Lavado Tejón nació en Mendoza, Argentina, el 17 de julio de 1932. Lo  llamaron Joaquín en honor a su tío Joaquín Tejón, un conocido pintor y diseñador, pero ese nombre sólo se quedó en el acta de nacimiento. Desde que nació, y para evitar confusiones, lo llamaron Quino, la única forma y con la que firmaría todos sus trabajos.

Después de mudarse a Buenos Aires para desarrollarse profesionalmente, pasó varios momentos de hambre relacionados a la incertidumbre económica en el país. Fue hasta 1954 que publicó su primera página. Esto le dio la oportunidad de mostrar su trabajo hasta llegar a 1963, año en el que publicó su primer “libro de humor” titulado Mundo Quino en el que se presentaban dibujos mudos.

Dibujo de Quino realizado por Quino. / Foto: quino.com

Un año después nació Mafalda pero su origen no es tan emocionante, sino extraño y hasta irónico. Migue Brascó, amigo de Quino, presentó al dibujante a una agencia de publicidad que estaba buscando a alguien que creara una historieta para promocionar una línea de productos domésticos: Mansfield. La idea original es que los personajes, al menos la mayoría, tuvieran un nombre que empezara con M.

Quino dibujó a Mafalda teniendo en mente la petición del cliente de crear una familia de clase media argentina, con una mezcla que fuera entre Peanuts y Blondie, historietas gringas que dominaban el mercado. Para no hacerles el cuento largo, Quino entregó el trabajo, pero Mansfield nunca lo utilizó para promocionar sus productos… ni para nada.

La primera tira de Mafalda del 29 de septiembre de 1964. / Foto: Twitter @luismontesbrito

Mafalda

Quino se quedó con algunas tiras y/o bocetos que en 1964, publicó en el semanario Primera Plana. A principios de 1965, Mafalda comenzó a publicarse en el periódico El Mundo, desatando la obsesión por este personaje.

Mafalda tiene unos 6 años, y vive con su mamá, papá, hermanito Guille y la tortuga llamada Burocracia para burlarse de lo lento que siempre va todo. Seguramente tiene un apellido, pero nunca se revela. Sólo es Mafalda. En una de las tiras dan a entender que tiene una abuela aunque nunca se revela su identidad, a diferencia de la famosa Tía Paca que hizo algunas apariciones.

Foto: quino.com

A Mafalda le gustan The Beatles aunque no entienda lo que dicen. Ama comer panqueques, ver la televisión (pero no las series o novelas) y jugar en el parque con sus amigos para pretender que son vaqueros. Odia la guerra, el racismo, la violencia y la desigualdad, la cual trae como resultado injusticia. Sin embargo, nada de eso se compara con el odio que siente por la sopa. Nomás no. Quizá por eso le gustaría trabajar en la ONU para ayudar al mundo… y proponer una prohibición por la maldita sopa.

Felipe, Manolito, Susanita, Miguelito y Libertad la acompañan en sus constantes cuestionamientos sobre el propósito de la humanidad, lo mal que van las cosas (y eso que eran los 60), la estructura social y económica del mundo, y la necesidad de los seres humanos de ponerse unos por encima de otros, sin sonreírse, sin generar empatía ni siquiera con uno mismo.

Foto: quino.com

Mafalda es una contradicción y una necesidad. Es una niña que no entiende nada y por eso cuestiona todo. Pero no va de dudas infantiles que recorren películas, series o libros, sino dudas que se generan a partir de lo que pudo ver en las calles, en el noticiario y la actitud misma de sus padres. Mafalda es una niña elocuente con un compromiso por lo social que pocos alcanzan en la supuesta madurez. por eso, al mismo tiempo, es tierna y reflexiva.

Para el 25 de junio de 1973, Quino despidió a Mafalda con una serie de tiras que anunciaba ya nunca volver… en papel. Dado el éxito de este personaje, y el reconocimiento internacional de Quino, en los años posteriores al fin de Mafalda, el dibujante fue invitado a ceremonias y festivales del mundo.

Foto: quino.com

En 1984, Quino fue parte del jurado del Festival de Cine Latinoamericano de La Habana donde conoce a Juan Padrón, director de películas animadas con quien se une para realizar producciones basadas en sus personajes y tiras de humor. Poco menos de 10 años después, Mafalda finalmente da el brinco a la pantalla con una serie animada de 104 episodios con 1 minuto de duración.

Mafalda había vuelto. Y si bien sabe mejor en papel, la niña greñuda había llegado a otras generaciones que se sintieron igual de sorprendidos con una niña que casi 40 años antes, había cuestionado lo que pocos. Desde ahí, Mafalda ha sido la cara de campañas sociales y humanitarias en todo el mundo.

Las mejores viñetas de Mafalda

“Paren el mundo que me quiero bajar”.

“Como siempre: lo urgente no deja tiempo para lo importante“.

“Dicen que el hombre es un animal de costumbres, más bien de costumbre el hombre es un animal“.

“Lo sorprendente es que haya vida en este planeta“.

“Papá, ¿podrías explicarme por qué funciona tan mal la humanidad?”.

“¿No será acaso que esta vida moderna está teniendo más de moderna que de vida?”.

“En esta familia no hay jefes. Somos una cooperativa“.

“Sería lindo despertar un día y encontrarse con que la vida de uno depende de uno“.

“Lo malo es que la mujer en vez de jugar un papel, ha jugado un trapo en la historia de la humanidad“.

“Si te dicen que las vacas vuelan, también lo crees, ¿no?“.

“Comienza el día con una sonrisa y verás lo divertido que es ir por ahí desentonando con todo el mundo“.

“Mi papá dice que hoy los hombres son así: todos iguales, pero los de abajo aguantando a los de arriba“.

“A fin de cuentas la humanidad no es nada más que un sándwich de carne entre el cielo y la tierra“.

“No es cierto que todo tiempo pasado fue mejor. Lo que pasaba era que los que estaban peor todavía no se habían dado cuenta“.