NASA

¡Wow! La NASA tomó una fotografía con detalles nunca antes vistos del centro de la Vía Láctea

El domingo 5 de enero, la NASA reveló que el Observatorio Estratosférico de Astronomía Infrarroja (SOFIA, por sus siglas en inglés) logró capturar una imagen infrarroja del centro o núcleo de la Vía Láctea, la galaxia donde se encuentra nuestro Sistema Solar (donde se ubica el planeta Tierra). El centro de la Vía Láctea se encuentra rodeado de polvo y gas, lo que hacía imposible que los telescopios pudieran obtener una imagen clara, pero a principios de octubre de 2019, el Spitzer Space logró “meterse” y capturar en imagen infrarroja las estrellas.

Sin embargo, ahora la NASA logró obtener una imagen, igual infrarroja, donde se revelan más detalles del núcleo, y todo gracias al telescopio del SOFIA, un Boeing 747SP (también conocido como el “Observatorio Volador”) modificado para llevar un telescopio reflector de más de dos metros. Esta imagen, la cual se ve impresionante, muestra a detalle, en alta resolución para ser más específicos, los espirales de gas y polvo que cubren el centro de la Vía Láctea.

NASA

Pero, ¿por qué es importante esta imagen? De acuerdo con la información oficial de la NASA, esto permitirá a futuras investigaciones descifrar cómo es que se forman las estrellas masivas. El nacimiento de las estrellas, en esta parte de la Vía Láctea, se da en áreas relativamente pequeñas. Antes de que se revelara la imagen, los investigadores esperaban ver el nacimiento de más estrellas de las que realmente se da, un fenómeno que sólo se da en esta galaxia comparada con otras. También muestra una parte donde se concentran más estrellas que en cualquier otro lugar de la galaxia, así como estrellas que son millones de veces más brillantes que el Sol. Las estrellas masivas son aquellas que tienen una masa mayor a la del Sol, 10 veces más.

Pero aún más importante, la imagen infrarroja podría ayudar a los científicos a comprender cómo se alimenta el anillo del agujero negro supermasivo que se encuentra en el corazón de nuestra galaxia. Este anillo, como informaron, tiene una distancia de 10 años luz en diámetro y juega un papel importante en cómo se acerca la materia al agujero negro que, eventualmente, será devorada“. La imagen de SOFIA podría mostrar que el anillo no se está reduciendo, como pensaban los científicos, sino que hay materiales que se están incorporando.

Imagen del agujero negro supermasivo en el centro de la Vía Láctea. / NASA

Lo que hizo la NASA fue juntar la imagen de SOFIA (el único telescopio capaz de detectar material galáctico que emite luz visible) con la del Spitzer Space y el del Herschel Space Observatory, la Agencia Espacial Europea.

Los misterios del universo son fascinantes y aterradores al mismo tiempo. A finales de noviembre de 2019, los científicos detectaron un agujero negro tan grande, que “no debería existir. El LB-1, como fue llamado, se encuentra a 15 millones de años luz de la Tierra y tiene una masa 70 veces mayor que el Sol. Su existencia es un misterio para los seres humanos, pues nunca se había detectado algo así. Lo mismo sucede con el centro de la Vía Láctea y los misterios que están por revelarse con el transcurso de las investigaciones.