Nido de una paloma hecho de amapolas. / Foto: The Australian War Memorial / Vía Bored Panda

Paloma roba amapolas de la tumba de un soldado para construir un hermoso nido 🐦

Era octubre de 1917 y la Primera Guerra Mundial cada vez se hacía más cruda. Una noche, finalmente, se dio uno de los enfrentamientos más sangrientos, la llamada Batalla de Passchendaele en la que, se reporta, murieron más de 500 mil soldados de ambos lados, es decir, los alemanes y los ingleses. En medio de todo el conflicto el 12 de octubre de 2017, se debía llevar un mensaje de suma importancia entre batallones del ejército inglés.

Cuando el mensajero iba en camino, los francotiradores alemanes lo vieron y le dispararon, hiriéndolo de gravedad. Sin embargo, este continuó hasta llegar a su destino con un mensaje que salvaría a cientos de soldados en combate. Lo más destacado de la historia es que el mensajero no era un soldado humano, sino una paloma (la llamada Paloma 2709). Quizá esto pueda sonar absurdo o un tanto exagerado, pero fue una paloma mensajera la que, herida en sus patitas, salvó la vida de muchas personas para después morir como un héroe.

Paloma mensajera de la Primera Guerra Mundial / Foto: The Royal Signals Museum / Vía The Sun

¿Pero por qué hablamos de la Paloma 2709? Pues bien. Porque un extraño evento se ha suscitado entre una paloma y la tumba de un soldado caído. En el Australian War Memorial, ubicado en Canberra (capital de Australia), las amapolas de la tumba de un “soldado desconocido” (tumba simbólica), habían estado desapareciendo una por una. Tiempo después, cuando los cuidadores del lugar investigaron qué es lo que estaba sucediendo, descubrieron que una linda paloma se robaba las amapolas para construir su nido en un vitral del memorial…

Las imágenes de la paloma en su enorme nido rojo, se han hecho virales, sobre todo a partir de que este 11 de noviembre, se celebra el Día del Recuerdo, conocido también como el Día de la Amapola. Esta celebración se dio para recordar a todos los soldados ingleses caídos en la Primera Guerra Mundial, pero esto ha ido recorriendo varios países, dejando también de ser exclusivo del conflicto mundial de principios del siglo XX. Asimismo, las amapolas sirven como símbolo por cada uno de los soldados que murieron en combate. 

Paloma en su nido hecho de amapolas. / Foto: The Australian War Memorial / Vía Bored Panda

Algunos usuarios de redes sociales piensan que la paloma construyó su nido de amapolas en honor a todas las palomas caídas durante la Primera y Segunda Guerra Mundial. Otros creen que estas aves son ideales para la decoración de interiores mientras otros dieron una reflexión más profunda de lo que sucede: unión entre hombres y animales, un símbolo del servicio, la lealtad y el sacrificio.

Paloma robaba amapolas de una tumba. / Foto: The Australian War Memorial / Vía Bored Panda

A la próxima que vayas al centro de Coyoacán y asustes a las palomas que rodean al quiosco, recuerda que muchas de ellas fueron héroes no reconocidos de muchas guerras…