Una de las cosas que más controversia ha causado sobre New Order, no es el hecho de que haya sido una banda que alcanzara el éxito luego de la muerte de su vocalista. Tampoco lo es que haya cambiado de género musical y que se haya convertido en un referente dentro de la música, específicamente del synthpop. Lo que resulta peculiar, es que entre múltiples proyectos paralelos, al final Peter Hook fue quien anunció en 2007 la separación de la banda a causa de una constante pelea en la que ninguno llegaba a un acuerdo.

Esta noticia en su momento fue negada por Bernard Sumner, quien dijo que la banda no se separaba y que solo era Peter el que se iba de ella. Ante esto, Hooky amenazó con demandarlos si es que ellos continuaban sin él. El tiempo pasó y Bernard trató de enfocarse en un nuevo proyecto, pero para octubre de 2011, New Order regresó más fuerte que nunca (y sin Hook) al anunciar unas presentaciones en Bélgica y Francia. 

A partir de entonces comenzaron a dar varios conciertos entre los cuales se encontraría México, a donde vinieron por primera vez como parte del Corona Capital en 2012. Para 2013 lanzaron Lost Sirens, que se supone es el remanente de algunas canciones grabadas en 2005 para el Waiting For The Sirens’ Call, en las cuales también participó Peter Hook y por ende, se convertiría en el último disco donde él colaboraría como parte de New Order. 

Así que por todas estas cuestiones es importante que como un tributo al primer disco de New Order, Movement, y a la trayectoria de casi 30 años, exista una versión de alguien que ya no pertenece a la banda, pero cuyo talento fue impregnado en cada uno de los discos tanto de ella como de Joy Division. 

En el tercer capítulo de Transmissions, el documental de New Order, Peter Hook habló sobre esto: “¿Cómo describiría el estado de la banda cuando grabamos Movement?”, comienza a decir Hooky, para después añadir: “completamente confundidos y felices”. 

Sigue siendo parte de New Order: Peter Hook cuenta su versión en el tercer capítulo de 'Transmissions'

“Fue particularmente malo porque en vez de lidiar con el dolor alrededor de la muerte de Ian, nos lanzamos a escribir, componer y grabar y esa fue nuestra manera de ignorarlo”, continuó, para decir que la mayoría de las canciones habían sido escritas incluso antes de la llegada de Gillian. 

“Una de las cosas más impresionantes que llegué a notar fue cómo los tres estábamos sincopados tanto para la composición, grabación y performance. La única cosa que encontramos difícil de hacer (obviamente) fue la parte vocal”. Asimismo explicó que el manager de la banda, Rob Getton, los obligó a seguir adelante, trabajando. “Él tenía toda la razón y nos hizo crear. sIempre nos decía que la mejor canción sería la siguiente. ‘Así que pónganse a trabajar’”, recuerda Peter.

Una de las grandes cosas de New Order, incluso en los últimos discos, era la inestabilidad de la alineación. Escribíamos canciones y luego las cantábamos con menos personas que con las que las hacíamos. Pero eso era lo que le daba una maravillosa fragilidad. Fue una fuerte combinación de hechos que hacía todas las cosas inestables pero que cuando las sacabas era una bomba”, concluye.

Cada episodio de Transmissions se transmite todos los martes a través del canal de YouTube de New Order. Aquí te dejamos el tercer capítulo con la participación de Peter Hook: