¿Qué está sucediendo entre los Latin Grammys y el reggaetón?

Nos encontramos a mes y medio de la edición número 20 de los Latin Grammy, la entrega de premios más importantes dedicados a reconocer lo mejor de la música latina. Hace un par de días se lanzó la lista de todos los nominados en las distintas categorías que forman parte de la ceremonia.

Hasta ahí todo iba viento en popa… el problema, y lo que hoy es noticia viral, es el descontento por parte de algunos exponentes del género reggaetón, quienes se han mostrado inconformes con la forma en la que su estilo musical ha sido tratado por parte de los Latin Grammy.

Instagram @nickyjampr

La Academia Latina de la Grabación, encargada de elegir a los nominados de cada edición, lo hace mediante un proceso de cinco etapas: inscripción, revisión, nominación, comités especiales de nominación y voto final. Los nominados de este año a los Grammy Latinos fueron elegidos entre aproximadamente 15.500 candidaturas evaluadas por expertos en cada género. A continuación, les compartimos la lista de los nominados de las categorías relevantes para explicar lo que está pasando entre los Latin Grammy y el reggaetón:

Grabación del año

Parecen viernes – Marc Anthony

Verdades afiladas – Andrés Calamaro

Ahí ahí – Vicente García

Kitipún – Juan Luis Guerra y 4.40

Querer mejor – Juanes y Alessia Cara

La plata – Juanes y Lalo Ebratt

Aute Cuture – Rosalía

Mi persona favorita – Alejandro Sanz y Camila Cabello

No tengo nada – Alejandro Sanz

Cobarde – Ximena Sariñana

Álbum del año

Visceral – Paula Arenas

Paraíso Road Gang – Rubén Blades

Cargar la suerte – Andrés Calamaro

Agustín – Fonseca

Vida – Luis Fonsi

El mal querer – Rosalía

#ElDisco – Alejandro Sanz

¿Dónde bailarán las niñas? – Ximena Sariñana

Más de mí – Tony Succar

Fantasía – Sebastián Yatra

Canción del año

Calma – Pedro Capó

Desconstruçao – Tiago Iorc

El País – Rubén Blades

Kitipún – Juan Luis Guerra y 4.40

Mi persona favorita – Alejandro Sanz y Camila Cabello

No tengo nada – Alejandro Sanz

Quédate – Kany García y Tommy Torres

Querer mejor – Juanes y Alessia Cara

Un año – Sebastián Yatra y Reik

Ven – Fonseca

Mejor nuevo artista

Aitana

Burning Caravan

Cami

Fer Casillas

Chipi Chacón

Elsa y Elmar

Greeicy

Juan Ingaramo

Paulo Londra

Nella

Mejor fusión/interpretación urbana

Tenemos que hablar – Bad Bunny

Calma (remix) – Pedro Capó y Farruko

Pa’ olvidarte (remix) – Chocquibtown, Zion & Lennox, Farruko y Manuel Turizo

Con calma – Daddy Yankee y Snow

Otro trago – Sech y Darell

Mejor álbum de música urbana

Kisses – Annita

 X 100Pre – Bad Bunny

Mi movimiento – De La Ghetto

19 – Feid

Sueños – Sech

Mejor canción urbana

Baila, baila, baila – Ozuna

Caliente – De La Ghetto y J Balvin

Con Altura – Rosalía, J Balvin y El Guincho

Otro trago – Sech y Darel

Pa’ olvidarte – ChocQuibtown

 

Como podemos ver, el reggaetón quedo fuera de las principales categorías de estos Latin Grammy. Cosa que ha hecho levantar la voz de algunos de los exponentes más importantes de este género, como Maluma, Nicky Jam, Daddy Yankee, Karol G y J Balvin. Desde que se dieron a conocer las nominaciones, se ha iniciado un movimiento liderado por el hashtag #SinReggaetonNoHayLatinGrammy, con el que exigen un trato justo a su trabajo y a su género.

Hay dos formas de ver este movimiento. La primera se puede interpretar como una disconformidad por no pertenecer al grupo de “los mejores” del año, la cual es abierta por las declaraciones de Maluma en unas historias que publicó en Instagram en las que expresa desilusión por no estar nominado a nada.

Una desilusión bien ca$%=”@ no tener siquiera una nominación, tanto esfuerzo, el mejor disco que hecho en mi vida, los juntes con los que siempre soñé, Madonna cantando en español…. Definitivamente se queda uno confundido y sin saber qué pensar. Lo único que queda claro es que el premio más grande es ver conciertos a reventar y un público que te quiere y se identifica contigo”. 

La otra, y a la que se le han sumado la mayoría de los exponentes, liderada por J Balvin y Daddy Yankee, expone una desconformidad hacia un trato injusto por parte de los premios hacia su género musical, haciendo énfasis en que su queja no tiene nada que ver con no haber sido nominados en las categorías más importantes, en que respetan y se sienten felices por las nominaciones de sus colegas, pero que se sienten descalificados por La Academia al meter al regguetón, trap, rap y otros géneros en la misma categoría. Aquí les dejamos la declaración de J Balvin en la que expresa todos sun sentimientos en torno a este fenómeno.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Frente a los Latin Grammy

Una publicación compartida por J Balvin (@jbalvin) el

La Academia Latina de la Grabación no se ha quedado callada ante el movimiento que se está gestando, y en un comunicado expresaron unas palabras al respecto: “La Academia nunca ha influido en sus decisiones y siempre se ha adherido y respetado sus selecciones, incluso cuando hay gente que no concuerda con los resultados. No obstante lo anterior, estamos siempre abiertos a escuchar descontentos y críticas constructivas. Invitamos a los líderes de la comunidad urbana/reguetonera a involucrarse con la Academia, participar en el proceso, y participar en debates que mejoren la Academia”.

El reggaetón es innegablemente un fenómeno popular de dimensiones globales y es por esto que de alguna manera algunos reggaetoneros como J Balvin, se sienten usados por su poder mediático y luego descalificados al no ser considerados como un género que valga la pena separar como algo único. “No estoy de acuerdo con la parte de usarnos para el rating y después no llevarnos lo que nos merecemos en nuestras categorías, en las categorías que nosotros estamos”. 

La escena musical está siempre en constante cambio, y consigo también tienen que cambiar los eventos que se dedican a premiar a sus expositores. Algunos podrán ver este movimiento como un berriche sin sentido, pero en realidad lo que está pasando es una expresión de inclusión y reconocimiento a un género que desde sus inicios ha sido despreciado.

Y si los exponentes del reggaetón se dejan menospreciar por la Academia que contiene a los críticos musicales más preparados y cultos de la escena, es probable que nunca puedan cambiar la percepción global y social que se tiene de su música.

Así como alguna vez el punk y el rock se enfrentaron a un choque cultural en las últimas décadas del siglo pasado, en las que fueron despreciados y descalificados, el reggaetón esta viviendo exactamente eso en estos momentos. Pero al parecer ya se cansaron. Es cuestión de esperar y ver si en la próxima edición de los Latin Grammy se les da una categoría individual así como a los demás géneros que se incluyen en la categoría “urbana”.