Comienza un nuevo año y con él los problemas en la industria musical. Hablamos de Spotify y la demanda por ‘licencia’ a la cual se enfrenta por la empresa de publicidad Wixen Music Publishing, la cual es la responsable de administrar composiciones de Tom Petty, Zach De la Rocha, Rivers Cuomo de Weezer, David Cassidy, Neil Young, Kim Gordon de Sonic Youth y muchos artistas más.

Según cuenta The Hollywood Reporter, el 29 de diciembre Wixen llenó una demanda en la corte federal de California bajo la premisa de que Spotify está usando la canción de Petty, “Free Fallin”, “Light My Fire” de los Doors, y muchas miles de canciones más sin una licencia y compensación. A partir de esto, la compañía busca una remuneración por la ridícula (sí, ridícula) cantidad de $1.6 billones de dólares. 

Esta no es la primer demanda a la cual se enfrenta la plataforma de streaming de música. En julio recibió dos demandas más entre las cuales incluía el nombre de Bob Gaudio, un compositor y miembro fundador del grupo Frankie Valli and the Four Seasons. El argumento fue que Spotify no había cumplido con sus obligaciones correspondientes de copyright. En mayo, por otra parte, la compañía logró llegar a un acuerdo de $43 millones de dólares (que todavía tiene que ser aprobado por un juez) para resolver el problema con compositores que argumentaban que no se les habían pagado correctamente las licencias y las composiciones de canciones.

Ante esto último, Wixen ha hecho un movimiento para que se le impida a Spotify la posibilidad de llegar a un arreglo. Es por ello que la empresa ha dejado entrever la duda de si Wixen tuvo o no la autorización de sus clientes (entre ellos Andrew Bird, Kenny Rogers y los herederos de Jim Morrison) para hacer esta demanda.

Será cuestión de tiempo para ver si Spotify cederá ante las demandas de la empresa de publicidad… o no.