Como te habíamos comentado, mientras se desarrollaba el debate en la Cámara de Diputados para aprobar la #LeyTelecom, Carlos Slim decidió vender activos de América Móvil para la empresa no resultara ser preponderante en el sector de las telecomunicaciones, en el que se incluyen los servicios de telefonía fija y móvil, internet y tele de paga.

Según la #LeyTelecom, una empresa preponderante es la que acapara más del 50% de un mercado, lo que América Móvil hace con creces en el campo de la telecomunicaciones, en cuyos servicios domina con entre el 60% y el 70%, según el caso, con excepción del ámbito de la televisión de paga. Las empresas preponderantes deben cumplir con responsabilidades especiales (llamadas condiciones asimétricas) para que el mercado se vuelva más diverso y se evite el monopolio.

Recordemos que uno de los objetivos de la Reforma en Telecomunicaciones es, según lo acordado en el Pacto por México, promover la competencia en el campo de las telecomunicaciones y la radiodifusión. En la primera etapa de  la reforma se modificó la Constitución y, pese a que no existieran leyes secundarias que regularan la aplicación de aquellos cambios, el recién nacido IFT nombró preponderantes a América Móvil y a Televisa en marzo. Las responsabilidades especiales impuestas a ambas empresas incluyen el compartir sus redes, espectros e infraestructura con las nuevas empresas que desean participar en el mercado.

Sin embargo, Humberto Castillejos Cervantes, consejero jurídico del Ejecutivo Federal, advirtió que, independientemente de que América Móvil se deshaga de activos antes de que la ley ser promulgada por Peña Nieto, la empresa de Slim tendrá que cumplir con las responsabilidades especiales que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) le impuso.

Según el IFT, esas responsabilidades especiales deben mantenerse hasta que existan condiciones que garanticen la competencia. Según Gerardo Ruiz Esparza, titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes:

Las medidas asimétricas continuarán vigentes hasta que América Móvil ejecute completamente el programa aprobado por el Ifetel y éste instituto certifique en términos de la Ley Federal Competencia Económica que existen condiciones de competencia en cada uno de los mercados de que se trate en los que participe América Móvil”.

La ley asienta que la desincorporación de activos del agente económico no lo libra de ser preponderante, recordó Castillejos Cervantes. Para decirlo en español: una empresa es preponderante por su impacto social y la amplitud de su mercado, sin importar si el dueño de los activos es un sólo individuo o muchos.

Bajo el mismo argumento Televisa no dejaría de ser considerada preponderante en el sector de la Radiodifusión, pues también fue denominada con ese título por el IFT en marzo.

Sin embargo, al hablar de Televisa, el IFT no ha sido completamente certero. Con todo, Televisa no será declarada preponderante en el servicio de tele de paga, porque sólo puede existir un actor preponderante en cada sector, de suerte que, aunque Azcárraga tenga más del 50% en se servicio dada la suma de sus empresas Sky y Cablevisión, éstas no representan el 50% del mercado de Telecomunicaciones en general.

Ante todo esto, lo mejor que podemos decir es “hasta no ver, no creer”. Según el analista de bolsa Andrés Audiffred, la venta de activos de América Móvil bien podría hacerle perder las responsabilidades especiales en la decisión final del IFT.

Por otro lado, el caso de Televisa también queda por decidirse, pues una cierta interpretación de las reglas podría librarla de la preponderancia en radiodifusión, pues aunque tiene el control de la tele abierta, no necesariamente tiene la mayor amplitud en el servicio de radio. Además, Televisa interpuso un amparo con el que intenta que las responsabilidades especiales o asimétricas no le apliquen aunque conserve la categoría de preponderante durante algún tiempo.

A final de cuentas, podemos decir que “el final de las cuentas” está aún bastante lejos. Es absurdo, pero cierto: aunque la ley haya sido aprobada, aún no son claros sus efectos en el campo económico (sabemos de sobra que en el de los Derechos Humanos, nos ha dejado más vulnerables que nunca).

Si la ley logra castigar las prácticas monopólicas de Slim y Azcárraga, sin importar sus estratégicos movimientos de activos, entonces habrá cumplido al menos con uno de sus objetivos. Por otro lado, si ambos logran burlar al IFT (con ayuda de la legislación) o si la balanza se carga a alguna de sus empresas, entonces todo habrá sido un espectáculo político… y ya sabemos lo teatrales que son nuestras autoridades.

Para entender más sobre la #LeyTelecom, consulta nuestras guías:

Consulta nuestras dos guías para comprender la #LeyTelecom:

– Para entender el tema de la preponderancia y cómo se beneficiarán las grandes empresas, da clic aquí.

– Para comprender los peligros que la ley representa para tus derecho a la libre expresión e información, da clic aquí.

Vía: La Jornada, El Financiero

 

 

Fundé Sopitas como hobby y terminó siendo el trabajo de mis sueños. Emprendedor, amante de la música, los deportes, la comida y tecnología. También comparto rolas, noticias y chisma en programas...

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook