De la ineptitud de Peña Nieto para resolver el conflicto en Michoacán

El Gobierno mexicano descartó declarar el estado de excepción en Michoacán, pese a tener desplegados elementos del ejército en una lucha contra el crimen organizado y los miembros de los grupos de autodefensa.

Mientras los hijos de los responsables de garantizar la seguridad en nuestro país se pelean y se encuentran enmedio de un torbellino de especulaciones, el despliegue militar en Michoacán se torna preocupante, Peña Nieto muestra que su plan, al menos en la práctica, no se distingue del de Calderón.

Michoacán está militarizado, porque la alternativa que encontraron fue pacificar la zona por la vía armada, al ser una orden expresa del Presidente, no se está respetando el artículo 29 constitucional, que regula los estados de excepción.

El Gobierno de Enrique Peña Nieto tiene “objetivos muy concretos y plazos” que debe ir cumpliendo para pacificar Michoacán, dijo Eduardo Sánchez, vocero de seguridad del Gobierno mexicano. “Hasta este momento no se hace necesario invocar alguna de estas figuras que están contempladas en la Constitución”, dijo Eduardo Sánchez, en entrevista telefónica con Efe.

Y es que entrar en un estado de excepción implica la suspensión temporal de las garantías individuales, representa un momento en que la aplicación de la ley está suspendida pero en la cual la misma ley se mantiene vigente, es decir los derechos constitucionales no aplican, pero sí la fuerza del estado, cuando la ley de no agredirte es suspendida, le da paso a la excepción de darte de macanazos para controlarte.

violencia_mich

La situación en el estado de Michoacán, sólo demuestra que el gobierno actual no ha podido idear una estrategia en temas de seguridad que sea distinta a la del sexenio anterior de Calderón y eso, que este gobierno la tiene más sencilla, existe mayor margen de maniobra al tener 21 gobernadores priistas. Supuestamente se tendrían acuerdos con los gobernadores para unificar los mandos de las policías a nivel estatal, algo que no ha ocurrido.

Lo único que han reducido en el tema de la violencia, es el discurso, si bien es cierto que Peña Nieto no ha declarado una guerra contra el narco, el presidente prometió en campaña de reducir a la mitad el nivel de violencia que hoy tenemos. El despliegue de miles de marinos y militares en Michoacán, oficializado ayer por el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, continuará hasta que estén dadas las condiciones de paz y de seguridad en la misma entidad, donde el antecesor de Peña Nieto, Felipe Calderón, comenzó su combate a los grupos criminales con la participación de miles de soldados.

violencia_mich3

De los 113 municipios que conforman Michoacán, un estado con 4.3 millones habitantes, en 39 hay presencia de grupos criminales, sobre todo de “La Familia” y “Los Caballeros Templarios”, y de grupos de autodefensa.

Estos últimos grupos están integrados por ciudadanos que en zonas como La Ruana, Buenavista Tomatlán y Apatzingán, se han transformado en policías para protegerse de los delincuentes y ocupar el vacío creado por los agentes policiales corruptos.Imaginen que un día sus tíos deciden tomar las armas por la incompetencia de los policías, otras fuentes indican que esos grupos de autodefensa están financiados por cárteles.

michoacan

Si hacemos un análisis de la violencia a nivel regional, lo que llama la atención es que el centro del país es el más afectado Lo que más preocupa a los mexicanos es la violencia. El principal problema que percibe el ciudadano mexicano, independientemente de donde viva, es el de la seguridad.El narcotráfico ocupa esos espacios que el estado ha dejado para después peleárselos entre ellos, entre esa batalla, la vida de los michoacanos puede ser arrebatada a cualquier hora, en cualquier lugar.

Hasta el momento, nadie ha explicado cuál es la diferencia entre Peña Nieto y Calderón en cuanto a estrategias de seguridad. Se ha anunciado la creación de una gendarmería, tema que debería ser discutido, no sólo enunciado. No se observa una corrección en las políticas de seguridad.

“No le quepa ninguna duda: vamos a lograr el resultado y lo vamos a hacer bien. Vamos a construir un Michoacán en paz, sin violencia y lo vamos a lograr”, aseveró el portavoz del Gobierno mexicano en seguridad, Eduardo Sánchez. Nada más  falta explicar ¿cómo lo harán?

Por otra parte, Guerrero ya solicitó la intervención de fuerzas militares, así lo indicó el gobernador de dicho estado, Ángel Aguirre Rivero, quien le pidió al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, “vigilancia especial” en los límites de su entidad con Michoacán para evitar “el posible ingreso de la delincuencia” a su estado.

“Le pedimos al gobierno federal que nos apoye con más determinación en el combate a la delincuencia en esta región que tanto ha sido afectada, le pedimos en particular al Ejército mexicano, a la Policía Federal y haremos nosotros la Policía del Estado lo propio, para que blindemos la frontera con Michoacán, a la luz del operativo que se realiza en aquella entidad”, dijo. Anteriormente le contamos el origen de esos grupos de autodefensa.

El gobernador se justificó diciendo que “muchas veces” ese tipo de operativos provoca que la delincuencia se mueva a otros estados. “Necesitamos un mayor apoyo y un mayor respaldo del gobierno federal, así lo he solicitado con el secretario de Gobernación, con el secretario de la Defensa Nacional y con el secretario de La Marina. No debemos permitir, de ninguna manera, que en esta región se desborde la violencia”, afirmó.

El alcalde de Acapulco, Luis Waltón, respaldó la petición del gobernador Aguirre, dijo: “Nadie de aquí queremos que se contamine Guerrero”.

¿A quién le gustaría tener soldados afuera de sus casas persiguiendo a sus tíos que tomaron las armas porque el gobierno no pudo controlar el problema del narcotráfico?

Fuente: StratforCNN