Después de todo lo que se declaró en el juicio en contra del narcotraficante mexicano Joaquín “el Chapo” Guzmán, los testigos que subieron al estrado, las narraciones de huidas y ejecuciones a sangre fría, los presuntos sobornos a autoridades mexicanas, etc. este jueves la defensa del capo tuvo la última chance para convencer al jurado de no declararlo culpable.

Es importante tomar en cuenta que la fiscalía estadounidense presentó el testimonio de 56 personas, mensajes de texto, amantes, grabaciones de llamadas interceptadas del sistema encriptado de comunicación del Cártel, incluso bloques de cocaína. El equipo de abogados presentó a un testigo y declinó que el Chapo testificara

¿Cuál fue la estrategia de la defensa hoy al presentar los alegatos finales ante el jurado? Hacer notar que el Chapo es un ser humano y no un monstruo. Frente a quienes decidirán entre inocente o culpable, el abogado Jeffrey Lichtman apeló a que lo declarado por la mayoría de testigos y excolaboradores es falso.

Argumentó que todo lo que se dijo es falso y que mintieron bajo juramento. Puso sobre la mesa que durante toda su vida los testigos habían mentido y que también lo hicieron en la corte para obtener una sentencia reducida.

Afirmó que el Mayo Zambada es el verdadero jefe del Cártel de Sinaloa y que el Chapo es simplemente un chivo expiatorio.

De acuerdo con la agencia de noticias AFP, el abogado explicó que el Chapo no pagó el soborno a Enrique Peña Nieto sino el Mayo, quien hasta la fecha sigue libre. Señaló como principales mentirosos a los hermanos colombianos Alex y Jorge Cifuentes, quienes fueron los principales proveedores de cocaína.

Y no es el único que cree en la inocencia del Chapo, su esposa Emma Coronel confía ciegamente —o eso dice—. En una entrevista para The New York Times, Coronel afirmó que lo admira como ser humano y que no reconoce la imagen que se ha hecho de él en el juicio.

 El jurado comenzará a deliberar el lunes.