A puro tuitazo Donald Trump insiste en el tema migratorio y el acuerdo que hizo con México. En un tenor menos amenazante para nuestro país pero sí en reproche contra el Partido Demócrata, el magnate dijo que el gobierno de AMLO “hace mucho más” que los propios demócratas en cuanto a la seguridad en la frontera:

Triste cuando lo piensas, pero México ahora está haciendo más por Estados Unidos en la frontera que los demócratas en el Congreso“.

Desde la perspectiva de Trump, el convenio toca bases positivas aunque el tema de los aranceles —porque el magnate está convencido en que sería una inyección a la economía norteamericana, cosa en la que especialistas no están de acuerdo— quedó como “un pendiente”:

Perdimos estúpidamente el 30% de nuestro negocio de automóviles en México. Si las tarifas continuaran en el nivel superior, todos volverían. Pero estoy muy contento con el trato que hice”. Mientras todo esto sucede en Estados Unidos, en la frontera sur se espera un despliegue mexicano y… gringo.

Agentes en Guatemala

Mike Pompeo, vicepresidente de Estados Unidos, dio a conocer que enviarán a agentes para negociar con los gobiernos centroamericanos y reducir el flujo de migrantes. Según el Ministerio de Gobernación de Guatemala, se espera la llegada de 98 elementos de aduanas, protección de fronteras, migración e investigación del Departamento de Seguridad de Estados Unidos —además de los casi seis mil elementos de la Guardia Nacional que se desplegarán en la frontera sur de México.

De acuerdo con el Ministerio de Gobernación guatemalteco, la presencia de los agentes norteamericanos tendrá como objetivo atacar el tráfico de personas, drogas y armas —un poco al estilo del trabajo que hizo Estados Unidos en Colombia, en contexto del combate al narcotráfico.

Vale recordar que Trump ha insistido en que el acuerdo en su totalidad no se ha dado a conocer y se esperan nuevos puntos que deberán ser aprobados por el legislativo en nuestro país. Ante estas declaraciones, Marcelo Ebrard ha explicado que no se pactó otro tema, más que los expuestos y si estos no llegaran a funcionar, entonces regresarían las mesas de diálogo con el equipo norteamericano y las propuestas tendrían que ser aprobadas por el Congreso mexicano.

**Foto de portada: Getty Images.