Tras dos años de polémica, intrigas, declaraciones, acusaciones y una investigación que el Departamento de Justicia desarrolló para saber si el gobierno de Vladimir Putin ayudó a Donald Trump a ganar las elecciones presidenciales de 2016; finalmente, el fiscal general confirmó que NO, el entonces candidato del Partido Republicano no conspiró con Rusia.

Esta mañana, el fiscal general Bill Barr y el fiscal general adjunto, Rod Rosentein, presentaron a los medios de comunicación el informe del fiscal especial Robert S. Mueller—en su versión editada— que concluye que si bien los muchachos de Vladimir Putin intentaron interferir en las elecciones de 2016 —donde Trump y Hillary Clinton se jugaban todo para llegar a la Presidencia de Estados Unidos—, el equipo del magnate no le entró a los artificios de la conspiración rusa.

Rusiagate 

Así se le conoce a la trama rusa que dejó a muchos ciudadanos de Estados Unidos con la duda sobre qué rayos había pasado en las elecciones presidenciales —cómo pudo tomar ventaja Donald Trump, de dónde salieron las filtraciones sobre Hillary Clinton y hasta el ruido que causaron las llamadas fake news.

Foto: Getty Images.

Ante los señalamientos del Partido Demócrata y la duda, el Departamento de Justicia inició desde hace dos años una investigación que perseguía el rastro del Kremlin en la victoria de Donald Trump.

El Departamento de Justicia elaboró las conclusiones —400 páginas— en las que señaló que no hay pruebas de que Donald Trump conspirara con el gobierno de Rusia. De esta manera, el mandatario salvó su posición y hasta celebró en su cuenta de Twitter —como ya es habitual— los resultados del informe:

“Game Over”.

¿Qué dicen los demócratas?

Aunque el informe editado se entrega este día en el Congreso, los líderes del Partido Demócrata han pedido que Robert Mueller testifique en el Capitolio, pues han argumentado que la información se ha manejado de manera partidista.

Es decir, que el fiscal general William Barr trabaja del lado de Trump —vale recordar que en diciembre pasado, el mandatario propuso a Bar como fiscal para entrar al quite por Jeff Sessions, acusándolo de “leal” al presidente.


(“AG Barr ha confirmado el asombroso esfuerzo partidista  de la administración Trump para hacer girar la opinión pública del #MuellerReport, con el reconocimiento de que el equipo de Trump recibió una vista previa. Es más urgente que nunca que Mueller testifique ante el Congreso”: Nancy Pelosi, representante del Partido Demócrata en la Cámara Baja).

El informe Mueller

Sólo para contextualizar, en 2017, Robert S. Mueller, exdirector del FBI, fue nombrado por el fiscal general adjunto Rod Rosenstein como fiscal especial para dirigir la investigación en curso sobre la posible incidencia del gobierno de Rusia en las elecciones de 2016.

En el proceso, Robert Mueller presentó cargos contra Paul Manafort y Rick Gates, quienes participaron en la campaña presidencial de Trump, por conspiración, violación a la Ley de Registro de Agentes Extranjeros, declaraciones falsas entre otros.

Con el paso del tiempo, la expectativa sobre los resultados se volvió cada vez más grande —de acuerdo con medios, esto sólo se había visto desde el escándalo de Bill Clinton y Monica Lewinsky, en las tres últimas décadas.

Sin embargo, el pasado 22 de marzo el fiscal especial Mueller entregó al Departamento de Justicia su informe sobre Trump y los rusos. Este jueves 18 de abril el fiscal general Bill Barr apuntó que las conclusiones certificaban que el mandatario no había conspirado con Rusia para llegar a la Presidencia,  pese a la indagatoria de 10 actos de posible obstrucción de la justicia y ante las quejas de los demócratas.

**Foto de portada: @realDonaldTrump