Con acusaciones de voto doble por parte de Monreal, señalamientos de fraude y amagos de solicitud de anulación de elección… pues Rosario Piedra Ibarra fue designada nueva titular de la CNDH. Ahora (en caso de que se quede), el asunto será ver si su militancia en Morena no interviene con la autonomía que, en teoría debe tener el organismo.

Ella dice que no… ¿le creemos?

Rosario Piedra Ibarra AMLO

Foto: Twitter

Luego de ser electa en el Senado como presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Rosario Piedra Ibarra aseguró que su filiación morenista no influirá en el desempeño de su nuevo cargo. Como prueba, dice, están las críticas que su actuar le ha acarreado al interior del partido fundado por AMLO.

“La gente que me conoce sabe que yo voy a criticar todo aquello en lo que se estén violentando los derechos humanos”, dijo en entrevista para El Universal.

De acuerdo con el diario capitalino, Piedra Ibarra aceptó que no renunció a Morena, pese a que sabía que era candidata para dirigir un organismo que, en teoría, debe ser autónomo. Así que tendremos cinco añotes (duración del puesto) para comprobar si el vínculo con la 4T no se le cruza con sus nuevas funciones.

“Voy a responderle a todos los ciudadanos sin importar de dónde vengan o si está de acuerdo el Presidente, algún partido o cualquier otro grupo del poder”, adelantó Rosario Piedra.

Será la próxima semana cuando Piedra Ibarra rinda protesta como nueva titular de la CNDH. Una ve que esto ocurra, su primer objetivo será la de “terminar con la simulación (…) vamos a tener que conocer lo que hay y ver la situación real de los derechos humanos en el país”, comentó en entrevista para Proceso.

Bueno… eso si llega

Luego de darse a conocer las designación de la nueva presidente de la CNDH, senadores del PAN denunciaron que hubo fraude en la elección de Piedra Ibarra.

Lejos de la polémica de si Monreal votó dos veces, los panistas acusan que les comieron dos votos, ya que se ingresaron 116 boletas a la urna transparente y la Mesa Directiva de la Cámara Alta contabilizó 114 votos.

Hay 116 boletas emitidas en la urna y la Mesa Directiva sólo da cuenta de 76 (de Piedra Ibarra), más 24 (de Jesús Peimbert Calvo), más ocho (de José de Jesús Orozco Henríquez), más seis (abstenciones), que dan 114 votos. Hay una diferencia de dos que hacen trascendente la votación de esta tarde, acusó en conferencia de prensa la presidenta de la comisión de Derechos Humanos, Kenia López.

Según las cuentas de los senadores panistas, con los dos votos desaparecidos Piedra Ibarra no hubiera alcanzado la mayoría necesaria para su designación. Por este hecho, solicitaron la anulación del proceso y, claro, que se repita a tablero abierto y con notario público. Ahhh y también deslindar responsabilidades políticas y penales.