Algunos bromearon con que era una escena no vista en Los dos papas, pero lo cierto es que la imagen dio la vuelta al mundo y en este inicio de 2020 el papa Francisco tuvo que referirse a ella: el famoso manotazo.

Antes de iniciar con la primera oración del Ángelus 2020, frente a la comunidad devota del Vaticano, el papa Francisco pidió perdón por el santo manotazo que le dio a una mujer en vísperas de año nuevo: “Muchas veces perdemos la paciencia. También yo y pido disculpas por el mal ejemplo de ayer”.

El manotazo del papa Francisco

Con esta disculpa, el argentino Jorge Mario Bergoglio intentó poner el ejemplo a los católicos para que “bajen de los pedestales del orgullo” y abran su corazón a la bondad de Jesucristo.

La noche del 31 de diciembre, el papa Francisco se dio un rol por la Plaza de San Pedro, en el Vaticano. Ahí lo vieron pasar miles de devotos que intentaban acercarse al máximo jerarca de la Iglesia Católica.

papa-francisco-perdón-manotazo

Foto: Getty Images.

Pero hubo una señorita que colmó la paciencia del papa Francisco, al tirar de su brazo e intentar que él la atendiera.

Corte a: el papa soltó un par de manotazos y la imagen se difundió al instante por todo el mundo —hubo quienes hablaron a favor del papa. Otros nomás bromearon sobre el asunto.

En este contexto del inicio de 2020 —y en cosas un poco más serias—, la Iglesia Católica continúa con el reto de atender los casos de pederastia denunciados por todo el mundo. Y más que atender, tiene como pendiente garantizar la justicia civil y no eclesiástica para las víctimas de abuso sexual por parte de los sacerdotes.

Uno de los primeros pasos se dio en diciembre pasado, cuando el papa Francisco abolió el secreto pontificio en casos de violencia sexual y abuso de menores por parte de sacerdotes.

Otra de las reformas en el Vaticano fue catalogar la adquisición, posesión o divulgación de pornografía infantil como un delito grave dentro del clero.