No es algo nuevo para los paisanos de Laura Bozzo, de hecho, los cuatro de expresidentes llevan rato embarrados en el caso Odebrecht. Sin embargo, nomás pa’ amarrar, el exdirector de la constructora brasileña en Perú confirmó que se pagó sobornos a Alan García, Ollanta Humala, Pedro Kuczynski y Alejandro Toledo.

De acuerdo con El País, el exdirector de Odebrecht en Perú, Jorge Barata, señaló al equipo de fiscales que llevan las investigaciones del entramado corrupto que se destinó fondos para las campañas electorales del cuarteto de mandatarios… y aunque esto es lo más pesado, no es lo único: la empresa también apoquinó con tres millones de dólares para la campaña que en 2013 se emprendió para evitar la destitución de la entonces alcaldesa de Lima, Susana Villarán.

Las declaraciones del exfuncionario de Odebrecht se dan a días de que el expresidente Alan García se suicidara para evitar ser detenido. Como les informamos, antes de completarse la orden de aprehensión en su contra, el exmandatario García se dio un tiro en la cabeza. Pese a que fue trasladado a un hospital, luego de casi dos horas de cirugía, se confirmó su muerte.

Casi al mismo tiempo que se daba a conocer la condición de García, el expresidente Kuczynski fue reportado grave debido a una condición cardiaca. Esto, horas antes de que se confirmara que la orden de prisión preventiva contra el exmandatario se prolongará por 36 meses, en lo que las autoridades de Perú siguen escarbando en el caso Odebrecht.

Según revela El País, el exdirector de Odebrecht soltó la sopa gracias a que llegó a un acuerdo con las autoridades de Perú. A cambio de aceptar que dio sobornos para hacerse de concesiones de obras públicas, la empresa brasileña no verá a sus extrabajadores (al menos los de nacionalidad brasileña) procesados por la justicia peruana. Ahhhh, además, se comprometió al pago de una reparación civil (unos 228 millones de dólares).

Lo anterior no quiere decir que los funcionarios de Odebrecht no tendrán castigo por sus transas en Perú… pero lo que la empresa alegó es que estos ya tienen suficiente con lo que les espera en Brasil, donde ya enfrentan cargos.