Voluntarios, la Secretaría de Marina y empresas privadas han recolectado por varias semanas miles de toneladas de sargazo en las costas del estado de Quintana Roo, esta tipo de macroalga marina parda o café que flota en el océano y que se descompone con el tiempo afectando principalmente a las demás especies.

Pero una vez que el sargazo es recolectado ¿a dónde va a parar?

De acuerdo con investigadores del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), las casi 40 toneladas que han sido recolectadas están siendo llevadas a tiraderos clandestinos que dañan el medio ambiente, además de violar las normas federales.

Un reporte de EFE citado por Sin Embargo señala que durante los últimos meses en Puerto Morelos, en Quintana Roo, el sargazo ha ido a parar a zonas selváticas y en ríos.

Pero ¿por qué contamina? Cuando esta alga se acumula en cierto lugar se producen lixiviados por el proceso de descomposición, mismos que terminan filtrándose al subsuelo y contaminan los ríos subterráneos.

Para que nos demos una idea, cuando el sargazo se descompone produce amonio, nitrógeno, fósforo, arsénico y ácido sulfhídrico.

La investigación señala que personal de Servicios Públicos del Ayuntamiento de Puerto Morelos, así como la empresa Dakatso, han trabajo en conjunto para recolectar el sargazo desde el pasado mes de mayo.

Sin embargo varias toneladas de sargazo han sido tirados a un costado de la Ruta de los Cenotes, debajo de la cual existe una importante red de captación de lluvia.

Al cuestionar a los trabajadores de esta empresa señalaron que no estaban llevando el alga a los depósitos oficiales porque ya estaban saturados. Aunque de todos modos da igual, ni siquiera los sitios designados oficialmente cuentan con una geomembrana para evitar filtraciones al subsuelo.

Leer: 5 puntos para dimensionar la llegada de sargazo al Caribe mexicano