Atlas sufrió en el Volcán, pero los rojinegros salieron vivos de Monterrey y por segundo torneo consecutivo jugará la final. El equipo que tenía más de 60 años sin ser campeón en la Liga MX, ahora podría ser bicampeón, tras imponerse a Tigres en el marcador global (5-4) pese a su derrota en Nuevo León 4-2,

Los rojinegros ahora tendrán que esperar a la definición de la otra semifinal, entre Pachuca y América para saber si cerrará la final en casa o en calidad de visitante.

Tigres vs Atlas Liga MX
Agencia Mexsport

Los goles de la remontada de Tigres

El equipo regio tenía una misión compleja después de la goleada sufrida en el partido de ida, en el cual Atlas se impuso 3-0, por lo que los norteños tenían que ir por un triunfo por diferencia de tres goles y por varios minutos el reto fue de cuatro goles, pues en el cierre del primer tiempo los rojinegros se pusieron adelante en el Volcán con el gol de Julián Quiñones, exjugador de los felinos.

Sin embargo, Tigres se metió en la pelea en el inicio del primer tiempo con un par de goles del francés André-Pierre Gignac. El primero fue desde el manchón penal y el segundo tras un centro que se prologó hasta segundo poste, donde el francés definió de primera intención, de modo que Tigres quedó a dos goles con media hora por delante en el partido.

Tigres acarició el milagro a los 73 minutos con el tercer gol de Gignac, con otro penal, sobre el ‘Diente’ López, quien primero fue amonestado por fingir una falta, aunque después el silbante marcó la pena máxima tras la revisión en el VAR.

Con la afición volcada y Atlas metido en su propio terreno, Tigres olió la sangre y acosó el arco de los rojinegros y a 10 minutos del final llegó el gol del pase a la final, obra de un exjugador de Cruz Azul, el chileno Igor Lichnovsky, tras una feria de centros hasta que el andino conectó el balón correcto en el área chica.

Ya en tiempo agregado, cuando Tigres festejaba y lloraba por haber hecho el milagro, Atlas encontró un penal que en principio fue ignorado, pero el VAR volvió a ser protagonista y finalmente la infracción fue señalada, aunque para que el penal fuera cobrado pasaron casi 10 minutos entre reclamos y hasta el llanto de Nahuel Guzmán.

Fue tanto el teatro del arquero argentino que éste fue amonestado antes de ser fusilado por Aldo Rocha y ya después del penal, el arquero fue expulsado por una acción extraña con dos balones en la cancha. El arquero siguió reclamando varios minutos hasta que el propio Gignac le suplicó que ya se fuera. El tiempo ya no le dio a Tigres para hacer el milagro que ya tenía en las manos.

Sergio Ramírez es periodista egresado de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, con más de 10 años de experiencia en medios de comunicación. Ha trabajado en Diario Estadio, La Razón de...

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook