¿Qué sería de estas Chivas si no existiera Dorados? Esa es la pregunta que cada fin de semana viene a la mente de los millones de seguidores rojiblanco, quienes ven como su equipo no puede conseguir una victoria por más que todo esté puesto para ello.

Este fin de semana cambiaron su horario para recibir a León, que está dentro de los equipos que hoy clasificarían a la Liguilla, pero que supone debería ser un juego para sumar de a tres y no lo fue.

Mauro Boselli fue el orquestador del único tanto del encuentro con el que los Esmeraldas hundieron aún más a los tapatíos, quienes están al fondo y parecen no despertar de este letargo.

Chivas aún no conoce la victoria en el Clausura 2016 y están en la décimo tercera posición con cuatro empates y dos derrotas hasta la fecha.

seguir sopitas deportes