Con el más reciente retiro de Tomas Rosicky, se acaba una época dorada en el futbol. Sí, a lo mejor el checo no fue una estrella de esas mundiales que rompió récords ni mucho menos, pero con él se termina una generación de futbolistas que jugó un “torneo secreto”.

Hace unos cuantos (o muchos) ayeres Nike sacó uno de sus mejores comerciales en la historia. Algunos lo conocían como El Torneo Secreto y otros simplemente por La Jaula. Y realmente el nombre es lo de menos, porque la historia que cuenta y cómo lo hacen es grandioso.

En 2002 vimos lo que era un torneo de retas con equipos de tres en una jaula y con una portería en extremo pequeña. La meta era sencilla: el primero que anotara, avanzaba a la siguiente ronda.

¡Fue tan bueno que todos quisimos que se hiciera de verdad!

Eran equipazos que ya quisiera cualquiera. Y claro, nuestra infancia lo resiente porque al ver los nombres son puros ídolos ya retirados.

Para que se den una idea de qué nivel de comercial y talento manejó la marca, aquí les van todos los nombres: Thierry Henry, Francesco Totti, Hidetoshi Nakata, Patrick Viera, Ruud van Nistelrooy, Paul Scholes, Fredik Ljungberg, Javier Saviola, Luis Enrique, Edgar Davids, Liliam Thuram, Sylvain Wiltord, Luis Figo, Roberto Carlos, Ronaldo (Nazario), Denilson, Ronaldinho, Seol Ki-hyeon, Fabio Cannavaro, Tomas Rosicky, Rio Ferdinand, Claudio López, Gaizka Mendieta y Hernán Crespo.

Ah y por si fuera poco, el que dirigía todo el asunto era el mismísimo Eric Cantona y al ritmo de Elvis Presley.

via GIPHY

En teoría, el único que falta de retirarse es Dinho, pero la cosa está más cantada que nada. El brasileño está sin equipo, se dice que se va a meter a la política y con 37 años de edad, parece que el final está aquí.

Lo que debería de pasar ahora es que Nike los tendría que juntar a todos y hacer un remake. No hay duda que sería algo que muchísimos esperarían y hasta pagaría por ver. La nostalgia jugaría un gran papel, pero también el talento, porque ese nunca se pierde. Es más, se debería de hacer una junta de firmas o algo por el estilo para que esto suceda.