El pasado miércoles 5 de junio se estrenó la esperada quinta temporada de Black Mirror, la antología distópica de Charlie Brooker que con cuatro entregas y una película interactiva, logró conquistar a las audiencias. El éxito de Black Mirror se debió, alguna vez, a su crudeza y su apego a la realidad, esa que negamos para nuestro futuro comandado por la tecnología y la pérdida de humanidad.

Sin embargo, esta nueva entrega de 2019 dejó mucho qué desear, sino es que todo. En nuestra reseña, apuntamos a la falta de un objetivo en sus tres historias, presentando personajes involucrados con elementos tecnológicos, pero sin una reflexión, lección o siquiera un cierre. En pocas palabras, “no hay nada de Black Mirror en la quinta temporada de Black Mirror”.

Y no sólo lo decimos nosotros, sino los expertos y las mismas audiencias, quienes han calificado la quinta entrega de Black Mirror en Rotten Tomatoes con un lamentable 63 por ciento en el Tomatometer. Todavía falta la calificación del público, pero siempre se maneja en el mismo rango. Ese 63 por ciento es el más bajo en la historia de la serie, la cual ha llegado a tener más de 90. 

Black Mirror: Bandersnatch tiene 74 por ciento. La cuarta temporada, la cual presenta (seis) episodios como “USS Callister”, “Hang the DJ” y “Black Museum”, tiene 84 y 82 por ciento. La tercera, a partir de que la retomó Netflix con “San Junipero”, “Shut Up and Dance” y “Hated in the Nation” tiene 86 y 92 por ciento.

En cuanto a la segunda de tres episodios con el especial de Navidad “White Christmas” y “Be Right Back”, “White Bear” y “The Waldo Moment”, tiene 87 y 93 por ciento. Por último, la primera entrega, la definitiva con “The National Anthem”, “15 Million Merits” y “The Entire History of You”, tiene la puntuación más alta con 97 y 92 por ciento.

En el ranking de IMBD de todos los episodios de Black Mirror, se encuentra en primer lugar “White Christmas” seguido de cuatro episodios de las primeras dos temporadas. Ahora, de acuerdo con algunos medios especializados como IndieWire, el peor de todos los capítulos de Black Mirror, es uno de esta última entrega.

Se trata de “Rachel, Jack and Ashley Too”, el cual está protagonizado por Miley Cyrus como Ashley O, una estrella pop que maneja un discurso motivador, pero en que en realidad es una chica deprimida y solitaria que, además, está manipulada por su tía y manager, quien la ve como una mercancía y no una persona o artista.

El episodio se centra en una premisa muy simple y nada innovadora: reemplazar a las estrellas con hologramas o versiones digitales. El artista, de este modo, no se cansa ni se enferma y puede estar en distintos lugares al mismo tiempo. Sin embargo, no hay nada más para ofrecer dentro de una antología que siempre ha sido reflexiva y un tanto terrorífica.

Todo el asunto es tan caricaturesco, que es imposible tomarlo en serio”, escribieron en el mismo medio. Variety y Vulture no fueron más amables con el tema, calificando el episodio como el pero en Black Mirror y en los últimos años de la televisión de alto perfil. Para muchos, el final de “Rachel, Jack and Ashley Too” es el peor, o al menos entra en la lista de los cinco peores de la serie y el peor, definitivamente, de la quinta temporada.