HBO y los creadores de Game of Thrones han jugado con nuestros sentimientos las últimas dos semanas desde el estreno del primer episodio de la última temporada. Pero, ¿por qué decimos esto? Primero, porque sólo son seis episodios, de los cuales ya se han estrenado dos sin mucha acción, por no decir nada (salvo el encuentro esperado entre Arya y Gendry que nos presentó a una Stark mucho más humana, pero de más cuidado) y uno tercero que ya marcó pauta para el fin de todo lo que conocemos en la historia.  

El primer episodio, podemos resumirlo como el de los reencuentros. Todos los Stark, incluido el “bastardo” de Jon Snow, se reunieron en Winterfell. Esto quiere decir que algunos de ellos se vieron por primera vez después de siete temporadas de Game of Thrones, o que tuvieron que pasar mucho años (en la historia) para volverse a ver. Ese es el caso de Snow con Bran y Arya, esta última con uno de los encuentros más emotivos.

También se reunieron dos de las mujeres que luchan por llegar a Trono de Hierro de Game of Thrones. Es decir, Sansa Stark y Daenerys Targaryen. Cada una tiene sus puntos fuertes. Sansa ha dejado de lado esa personalidad sumisa para reclamar el trono que le debió pertenecer a su padre, Ned, mientras Khaleesi llega con sus dragones y enamorada de Jon Snow, supuesto medio hermano de Sansa. 

Para el segundo episodio, todo se mantuvo en calma con las estrategias para derrotar al Night King y su ejército de white walkers. ¿Recuerdan cuando en la primera temporada los Lannister se “burlaron” de la Guardia de la Noche cuando enviaron alertas de muertos vivientes? Pues bien, en esta octava temporada son una realidad, y la humanidad nunca se ha enfrentado a una amenaza como esta… 

Para el tercer episodio de Game of Thrones, comenzó lo que todos estaban esperando a medias: la llegada de los white walkers a Winterfell. Con ellos, aparte, llegó Melisandre con todo el poder de la magia oscura que conocimos cuando sedujo de poder a Stannis Baratheon. Por si fuera poco, comenzaron las pequeñas batallas protagonizadas, por ejemplo, por los dothraki cargando sus arakhs en llamas… hasta que se hizo la oscuridad (les evitaremos spoilers en caso de no haberlo visto, PORQUE PROBABLEMENTE SEA EL MEJOR CAPÍTULO DE GAME OF THRONES A LA FECHA).

Daenerys Targaryen peleando contra los white walkers.

¿Qué ocurrirá en el cuarto episodio de Game of Thrones? Es todo un misterio, y considerando que estamos hablando de Game of Thrones, la serie más importante de la actualidad, no podremos siquiera confiar en la teorías. Pero para eso, tenemos un pequeño adelanto de ese próximo episodio en el que vemos cómo se celebra el triunfo de una de las más grandes batallas, pero eso no significa que se gane la guerra.

Este adelanto nos presenta a Daenerys con cierto protagonismo, motivando a su ejército por haber triunfado el The Great War, la que más temíamos (con una participación de Melisandre y Arya sorprendente) para dar paso a The Last War, es decir, llegar al sur y derrotar a Cersei Lannister, quien ocupa el Trono de Hierro desde hace algunos años y se ha convertido, dicen algunos, en la “Reina Loca”, muy similar al padre de Daenerys…

Lo único que nos queda es esperar al próximo capítulo, el cual saldrá el domingo 5 de mayo de 2019 en punto de las 8 pm a través de los canales de HBO por cable, o la aplicación de HBO GO. Por acá les dejamos este preview para que se preparen, porque con seguridad, los próximos tres capítulos finales que pondrán fin a muchos de nuestros personajes favoritos e irán planteando la llegada del rey o reina al Trono de Hierro en Game of Thrones.