El Día de Muertos es una de las tradiciones más nobles y hermosas que existen. Un momento para recordar a nuestros seres queridos que ya no están entre nosotros y celebrarlos. Una tradición que fue instaurada por los Mexicas con la leyenda del Mictlán, enseñándonos a abrazar la muerte y el duelo, con respeto, cariño y sin temor con la ayuda del Icnocuícatl.

¿El qué? Tal vez no habías escuchado sobre el Icnocuícatl, un género poético en Náhuatl. Y es que la poesía Náhuatl se compone de diversos géneros según su temática. Por ejemplo, los Teotlatolli trataban sobre el origen del mundo y el universo divino. Por su parte, los Xopancuícatl eran cantos a la vida, la alegría y la belleza del mundo.

Los Icnocuícatl expresaban un aspecto íntimo del alma, reflexionando sobre la muerte. Poemas que se transmitían de generación en generación a través de cánticos y rituales que se celebraban para despedir a sus muertos y encontrar resignación hasta volverlos a encontrar en el Mictlán. 

Han pasado más de mil años, e irónicamente, podríamos decir que  la muerte sigue siendo una constante en nuestras vidas. Y en un año como este, en el que hemos perdido a tantas personas sin poder decir adiós, los Icnocuícatl se convierten en un bálsamo que está ahí para reconfortarnos, y también para rendir un merecido homenaje a todos los que se fueron.

Este año, las medidas de higiene y seguridad implementadas por el COVID-19 nos impiden acudir a los panteones. Pero las nuevas tecnologías salen al quite de nueva cuenta en este año tan complicado. Todos podemos recordar a nuestros seres queridos a través de una ofrenda virtual que puedes crear y compartir con su propio Icnocuícatl a través de cervezavictoria.com.mx. También está la opción de armar tu ofrenda con stickers precargados en Instagram Stories. Búscalos como “Altares Victoria”. 

Porque siempre estarán con nosotros. 

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook