El alcance que tiene internet nos permite compartir y conocer las historias de muchas personas en el mundo. Y sin duda son las historias de superación personal las que más logran captar nuestra atención, ya que en ellas la gente nos cuenta cómo fue que lograron sobreponerse a los obstáculos o dificultades que la vida les puso en algún momento determinante en su vida y eso, de alguna manera, nos inspira a seguir adelante incluso en esos días donde sentimos que ya no tiene sentido hacerlo.

A menos que seas la influencer de la que hablaremos el día de hoy y quien, en un intento de empatizar y agradecer a sus seguidores, se tomó el tiempo de grabarse para contar la razón por la que agradecía el apoyo de su audiencia en los momentos más duros de su vida. Pero alto: varios en este punto podrán pensar que esta chica se refirió a la pérdida de algún ser querido o alguna situación dura de esas que viven algunos a diario, pero no, en realidad la tragedia de esta mujer estaba provocada por la pérdida de unas chanclas. WTF?!

Así es, hablamos de Mariana Rodríguez Cantú (¿quién?), una influencer regia (también novia de Samuel García, senador por el partido Movimiento Ciudadano) que en los últimos días ha desatado burlas y memezos por parte de la raza de internet, esto luego de que se viralizara un video en el que esta chica contaba a sus seguidores cómo había logrado reponerse de algunos obstáculos de la vida, los cuales consistían en la caída de su iPhone, la pérdida de sus chanclas y también, el extravío de la pulsera con la imagen de un santo.

 

Pero en vez de explicarles les dejamos el video que ha desatado el tren del mame en internet:

Bueno, al final del día este video provocó que internet, a quien no se le va ninguna, comenzará a burlarse de la situación de Mariana, haciéndonos ver que aunque la vida luego nos trate peor que trapo viejo, no es tan malo comparando todas las cosas que ha tenido que atravesar esta influencer de Monterrey.

Acá van unos memazos y comentarios que seguramente los pondrán a reflexionar esta situación:

¿Ven como las cosas no son tan malas después de todo? Al menos aún tenemos chanclas.