2018 fue el año en que por fin Cigarettes After Sex visitaba por primera vez nuestro país con un show en el Frontón México, un lugar bastante íntimo pero que realmente no iba con el feeling que una banda como ellos refleja con su música y en el escenario. Es por eso que cuando anunciaron el lugar que los recibiría de regreso en México sería El Plaza Condesa, todo tuvo sentido. 

A pesar de que no estaban presentando un nuevo disco, Greg Gonzalez, Jacob Tomsky, Phillip Tubbs y Randall Miller lanzaron algunos sencillos el año pasado. Estos y las rolas que ya conocíamos de su pequeña discografía fueron más que suficientes para dar un repaso a la carrera de la banda. Los boletos para ver a los de El Paso en el venue de la calle Juan Escutia estaban completamente agotados y desde que uno llegaba al Plaza se podía sentir una vibra diferente.

Foto: Óscar Villanueva

Sin tiempo que perder, la banda subió al escenario como relojito suizo a las 9:11 de la noche. Las luces se apagaron y comenzó una velada llena de magia, oscuridad, melancolía y mucho sentimiento. Todo empezó con “Sesame Syrup” y de ahí el setlist fue subiendo de nivel, como si supieran que poco a poco volverían locos al Plaza.

Después vendrían “John Wayne” y “Crush“, dos de las rolas con las que de plano la gente se desgañitó pensando en sus amores no correspondidos. “Muchas gracias. Es genial estar de regreso en la Ciudad de México. Los amamos”, dijo Greg Gonzalez al terminar de tocar.

Es impresionante todo lo que puede lograr Cigarettes After Sex con tan poco en vivo, y no lo decimos porque sean malos músicos, sino porque hacen magia. Con tan solo una guitarra, bajo, teclados y una batería bastante sencilla, realmente logran transportarte a otro lugar y crear atmósferas como nadie (no, no consumimos nada ilegal para sentirnos así). Como una pantalla donde únicamente proyectaban fragmentos de películas de Jean-Luc Godard y Francois Truffaut, humo y luces muuuy tenues, la banda llevó a su mundo a todos los asistentes. Ellos son el ejemplo de que menos es más.

Foto: Óscar Villanueva

Aunque no suelen ser afectuosos con el público, Greg Gonzalez se mostró bastante abrumado con el recibimiento que los fans le dieron a la banda. En cada oportunidad que tenía, el vocalista intentaba acercarse al público mientras tocaba y se dejaba llevar por el momento. Algo digno de resaltar fue que muy pocos celulares se vieron entre el público de este concierto, entregándose por completo a la música de Cigarettes After Sex y a la vibra del lugar.

La gran mayoría de los fans, con chela o whisky en la mano, cerraban los ojos, alzaban las manos y, como si se tratara de un ritual, intentaban conectar con Cigarettes After Sex. De repente sonó “K” y todo el mundo se puso a cantar junto a la banda, como si todo un coro le pidiera a Kristen que regresara: “Kristen, come right back, i’ve been waiting for you to slip back in bed. When you light the candle”. 

Foto: Óscar Villanueva

Cuando menos nos dimos cuenta, el show estaba en la recta final. Antes de abandonar el escenario por primera vez, sonaron los acordes de “Apocalypse” y todos en el lugar se volvieron locos, cantando la repetitiva letra de la canción: “Your lips, my lips, apocalypse”. Se despidieron y a los pocos segundos regresaron para tocar dos canciones más, para terminar con una noche llena de guitarras atiborradas de reverb, melodías atormentadoras y muchas magia. El set no fue una sorpresa si alcanzaste a verlos hace un año, pero sin duda todos los que estaban en El Plaza Condesa lo necesitaban para sacar toda la tristeza de la mejor manera posible, con música.