‘Generations’: La autocritica objetiva de Will Butler sobre el mundo y lo que le rodea

Después de cinco años, una maestría en políticas públicas y justo en medio de una pandemia acompañada de protestas en Estados Unidos, Will Butler regresa con su segundo disco solista titulado Generations, uno en donde el cofundador de Arcade Fire deja ver su capacidad como músico y también, la visión crítica que ha construido en los últimos años.

Generations, de acuerdo con las mismas palabras de Butler, es una novela épica donde el cantautor y multinstrumentalista se cuestiona su lugar en la historia de Estados Unidos como un hombre blanco. Pero también, el sitio que ocupa como músico, padre de tres hijos y habitante de un país que durante los últimos meses ha dejado ver todo lo malo de sí.

Generations: Un disco donde Will Butler nos invita a reflexionar a través de la crítica

Foto: Will Butler

Desde el inicio las letras nos muestran de qué va este disco

Compuesto de 10 canciones que Butler compuso y grabó con su banda en su sótano durante los últimos años, Generations abre con “Outta Here”, una pieza en donde encontramos sintetizadores mezclados con música electrónica y tintes de rock alternativo que por partes pueden sonar algo improvisados, pero que al final encajan perfectamente con la voz de Will.

Le sigue “Bethlehem”, canción que nos recuerda un poco al sonido de Arcade Fire de hace algunos años, donde abundaban las baterías rápidas y guitarrazos. Sin embargo, esta pieza rápidamente nos da una probadita de ese pensamiento crítico con el que Will Butler impregnó este disco, pues la letra podría interpretarse como el día común de un ciudadano promedio en los Estados Unidos.

Oh, el pasado está en un cementerio haciendo estofado con los huesos. Y un vecino va a llamar a la policía de nuevo, aunque es mejor dejarlo solo. En el cielo, los pájaros están dando vueltas. Si les pido que lo hagan, ¿me guiarán a mi tumba?

Will Butler plasma pensamientos que muchos hemos experimentado

“Close My Eyes” sin duda es la balada más emotiva del disco, una donde acompañado de coristas de gospel y sonidos folk bastante alegres, Will Butler expresa un pensamiento que quizá muchos hemos tenido durante la cuarentena: El de querer intentar mejorar nuestra vida y al final terminar no haciendo nada, pues sabemos que quizá el esfuerzo no valga la pena o que el camino que elegiremos no será el correcto.

El disco es un altibajo de sonidos y emociones,  algo que queda comprobado cuando llega “I Don’t Know What I Don’t Know”, una pieza bastante oscura –comparada con la anterior– y que va comandada por un bajo potente que va aumentando de intensidad. Un track que mayormente parece ser un poco monótona e innecesaria.

‘Generations’ es un catálogo extenso de sonidos y géneros musicales

Con Generations, Will Butler abarca y explora varios ritmos musicales. Pero también, pensamientos comunes y corrientes. En “Surrender”, por ejemplo, el cantante hace alusión a lo bueno que a veces resulta quedarnos con lo positivo de las cosas y recordar que en el universo no somos más que una pequeñísima parte de todo lo existente. Algo opuesto a lo que ocurre con “Hide It Away” y “Promised” donde habla sobre el poder que el dinero tiene sobre las personas.

El disco llega casi a su fin con “Not Gonna Die”, donde Will Butler se sincera y expresa su miedo a morir y el cómo lo hará, una idea que lo invade incluso si en su mente trata de disfrazar todo eso con un “Deja de decir eso” que suena en el fondo. Finalmente, “Fine” llega para señalar los cuestionamientos que tiene Butler sobre Dios, así como su descendencia familiar al mencionar a sus abuelos. 

Will Butler nos invita a la reflexión a través de sus canciones

Musicalmente, Generations no es un disco que pueda ser encasillado en un género, y eso quizá sea producto de la exploración y experimentación de sonidos diversos que Will Butler utilizó para la creación de su segunda placa de estudio. Algo que nos deja con un resultado no malo, pero diferente al que quizá nos hubiese gustado tener.

Sin embargo, eso no quita ni disminuye el hecho de que cada letra en este disco invita a hacernos reflexionar sobre el mundo que nos rodea. Y sobre todo, que cada una de ellas también logra sacar esos pensamientos que muchas veces nos da miedo traer a nuestra mente, ese refugio que nos queda en estos tiempos donde todo parece ya no tener sentido.