Los habitantes de Río de Janeiro, Brasil, despertaron con una grave noticia que ha sido seguida en medios latinoamericanos. Esta mañana, un hombre —quien se identificó como un policía militar— asaltó un autobús y tomó como rehenes a al menos 18 personas. Sin embargo, tras más de una hora de negociaciones, un tirador de élite derribó a este sujeto. Hasta el momento se desconoce la motivación del “secuestrador”.

Los hechos sucedieron en el puente de Río Niterói, en Río de Janeiro; donde el agresor —quien portaba un arma falsa— amenazó a los pasajeros y a la policía con incendiar el autobús. Entonces, la amenaza movilizó un operativo de la policía brasileña, que logró la liberación de seis personas mientras se llevaban a cabo las negociaciones con el sujeto.

¿El saldo del secuestro de este autobús? Hasta el momento se sabe que todos los rehenes están en buen estado. ¿El agresor? Como mencionamos, un tirador de élite disparó en contra del sujeto. Como consecuencia, el presunto policía militar falleció.

Tensión en Río de Janeiro

“No sabemos cuál es su verdadero propósito”, explicó la portavoz de la Policía Federal de Carreteras (PRF), Sheila Sena, al diario O Globo. Y es que desde que comenzó el reporte del secuestro de este autobús, las autoridades brasileñas no lograron descifrar los motivos por el cual el sujeto retuvo y amenazó a los pasajeros.

Por lo tanto, las negociaciones se llevaron a cabo en momentos de tensión donde el corte de la carretera —en el puente más largo de América Latina— ocasionó caos vial, pues esta es una de las principales entradas a Río de Janeiro. Además, mientras las autoridades acordaban el rescate de los rehenes, grupos de emergencia y bomberos acudieron al lugar a la expectativa de que el sujeto cumpliera sus amenazas. Afortunadamente esto no sucedió.

Rio-de-janeiro-ataque-rehenes
“Puente Rio-Niteroi (Río de Janeiro) en sentido Capital Fluminente, completamente bloqueada. Quien viene de Niteroi para rio debe hacer el cruce utilizando el servicio de las Barcas”. Foto: @bandnewsfmrio

Los medios locales, por su parte, han reportado que el sujeto portaba una bufanda negra para ocultar su rostro y vestía de negro. No obstante, hasta el momento ni las autoridades ni los medios de comunicación han identificado al agresor.

Este no es el primer ataque que se registra en Brasil, el año pasado se registraron un par de agresiones por parte de sujetos que arremetieron contra la población —ya sea en iglesias o hasta en escuelas, en una especie de réplica de los tiroteos que se registran en Estados Unidos.

**Foto de portada: @bahiaflaneur.

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook