Para los que se preguntan por qué Evo Morales anda de allá para acá sin ningún problema, la Secretaría de Gobernación informó que le proporcionó al expresidente de Bolivia la visa humanitaria. Lo que quiere decir que está legalmente en México.

De acuerdo con la dependencia encargada a Olga Sánchez Cordero, el otorgamiento de la visa humanitaria a Morales entra en el ámbito de sus responsabilidades y ya se le hizo entregar al exmandatario por medio del Instituto Nacional de Migración.

Evo-morales-llega-a-méxico-bolivia

Foto: Reuters

Además de Evo Morales, la SEGOB hizo entrega del mismo tipo de visa al exvicepresidente de Bolivia, Álvaro García, así como a la exministra de Salud, Gabriela Montaño.

Ahorita únicamente tenemos visa humanitaria y él nos dirá si quiere solicitar el refugio o no, no sabemos, todavía no sabemos”, señaló en entrevista la titular de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, respecto a la calidad de refugiado que se espera que Evo Morales solicite en los próximos días.

Sánchez Cordero indicó que otra cosa que se espera más adelante es la entrega de más visas humanitarias para toda la gente que llegará a hacerle compañía al expresidente Evo Morales. Su familia, por ejemplo, informó la secretaria de Gobernación.

Hija de Evo Morales // Foto: @evaliz18

Mientras eso sucede, Evo Morales fue reconocido ayer por Claudia Sheinbaum como “Huésped Distinguido de la Ciudad de México”… algo que le está acabando de calar a todos aquellos que se oponían al asilo al expresidente de Bolivia.

Pero no se preocupen… en una de ésas, el buen Evo no se queda mucho tiempo en nuestro país. Según advirtió el exmandatario, no acaba de descartar regresar a Bolivia a contender en las próximas elecciones que, supuestamente, se habrán de celebrar en las siguientes semanas… pero eso, sólo si el pueblo se lo pide. O, mínimo, volver para intentar pacificar la situación.

Bolivia-evo-morales-manifestaciones

Foto: Reuters.

¿Qué, sus opositores no han alivianado las cosas en Bolivia? Aparentemente no. Aunque ya se cuenta con nueva presidenta, las movilizaciones no han cesado y la policía ha tenido que intervenir. Claro, para reprimir a los seguidores de Morales, quienes rechazan la llegada al poder de Jeanine Áñez.