Ayer se cumplieron 10 años de la trágica muerte de uno de los mejores guitarristas metaleros que haya existido sobre la tierra: Darrell Lance Abbott, mejor conocido como Dimebag Darrell, quien aportó solos y riffs con Pantera e influenció a toda una nueva generación de jóvenes a empuñar una guitarra. ¿Qué ha sucedido 10 años después de la tragedia que acabó con su vida en Columbus, Ohio?

Las heridas de aquella noche aún no cierran. No solamente se perdió la vida de un gran músico, hubo también otras personas que perdieron un hermano, su carrera y su negocio.

erinAndy Halk es el hermano de Erin Halk, una de las cuatro personas que murieron la noche del 8 de Diciembre de 2004, cuando Nathan Gale, de 25 años y con un historial de enfermedad mental, asesinó a quemarropa al guitarrista que entonces se presentaba con su proyecto post-Pantera, Damageplan y a todos los que se pusieran en su camino. Erin, de 29 años, trabajaba como guardia de seguridad en la puerta trasera del lugar cuando escuchó a Gale disparar tres veces a la cabeza de Dimebag. Mientras el asesino recargaba su pistola, Erin le saltó encima para intentar detenerlo, sin embargo Gale lo fulminó con seis disparos.

Nathan Bray, un joven de 23 años que había ido a ver a su ídolo Dimebag Darrell, al percatarse de lo sucedido, saltó al escenario para intentar detener al asesino quien le disparó en el pecho arrebatándole la vida.

jeff

La misma suerte corrió Jeff “Mayhem” Thompson, asistente de seguridad de Damageplan, quien recibió tres balazos cuando corrió para proteger a Dimebag.

Otras tres personas resultaron heridas en el incidente, entre ellas John Brooks, asistente técnico de la banda, quien fue tomado como rehén por Gale y que además lo hirió con tres disparos.

cautelaRick Cautela, es el dueño del club Alrosa Villa donde tuvo lugar el siniestro y literalmente ha gastado una fortuna defendiéndose de la demanda que interpuso en su contra la familia Abbott, quienes lo acusaban de negligencia al permitir que un hombre armado hubiera ingresado a las instalaciones del concierto. Cautela aún sigue haciendo shows en el lugar, pero ya no con la misma frecuencia que solía. Las bandas son reticentes a tocar en “el lugar donde mataron a Dimebag”.

niggemeyer2James Niggemeyer (no confundirlo con el deportista del mismo nombre), fue el policía que llevaba ocho años de servicio en Columbus, Ohio y desearía que esa noche nunca hubiera sucedido. Niggemeyer se encontraba haciendo su ronda habitual en patrulla cuando escuchó por el radio sobre el tiroteo en el lugar: “hombre armado con arma calibre .33 en el club Alrosa Villa, se realizan disparos”.

El oficial sólo pensaba en llegar al sitio lo más pronto posible para poder ayudar a quienes estuvieran ahí, pues había alrededor de 400 personas en el concierto. James era el único policía en el sitio y tuvo que enfrentar a Gale por su cuenta. Se dio cuenta que algo seguía pasando al interior pues la gente corría desesperada por todos lados y decidió actuar solo sin esperar por refuerzos.

gale

Tomó su escopeta calibre 12 y entró por la parte trasera del lugar donde varios asistentes y personal del lugar le señalaban en dirección al escenario. Desde la parte trasera Niggemeyer pudo ver a Gale de espaldas, quien tenía a John Brooks como rehén y seguía disparando a la gente frente a él. Con el tiempo encima y pensando que pudiera asesinar a más personas, el oficial apuntó su arma a la cabeza del agresor esperando no herir a Brooks. El tiro dio directamente en la cara de Gale y para entonces los refuerzos policíacos habían llegado ya al lugar. Para sorpresa de los oficiales, descubrieron que Gale aún contaba con 35 balas más al momento de su muerte.

Fue entonces que Niggemeyer se dio cuenta de lo que acababa de hacer. La adrenalina y la presión no lo habían dejado pensar con claridad sobre lo que había sucedido unos minutos antes: acabó con la vida de una persona que, a su vez, había asesinado a varios más. A pesar de que muchos le refirmaban que había cumplido con su deber, incluyendo a la propia madre de Nathan Gale, la situación fue demasiado para el oficial que a partir de entonces desarrolló lo que se conoce como Síndrome de Estrés Postraumático y una incrementada ansiedad.

Niggemeyer repasaba una y otra vez las escenas en su mente y pensaba que el asesino simplemente era una persona que no estaba en sus cabales por falta de medicamento. Aunque no es el deseo de ningún policía tener que matar a alguien, la situación lo orilló a hacerlo, pues de lo contrario él habría resultado muerto y también muchas otras personas, siendo que Gale aún contaba con una gran cantidad de municiones. Este evento traumático a la larga comenzó a afectar la salud mental del policía quien tuvo que renunciar a su oficio ante la imposibilidad de seguirlo ejerciendo.

alrosa anniversary jq 05

Un mes después del tiroteo, Cautela invitó a Niggemeyer al lugar y lo hizo subir al escenario, pues sentía que la gente debía conocer al hombre que salvó tantas vidas. Los asistentes a la reapertura del lugar lo recibieron con un aplauso masivo. Premios y condecoraciones llegaron para el oficial por parte del departamento de policía.

Aunque se ha calificado a Niggemeyer como un héroe, él dice que los verdaderos héroes fueron las personas que arriesgaron y perdieron la vida tratando de detener al asesino. El ahora ex policía todavía resiente los efectos de haberse visto en medio del caos y la muerte.

“Los policías somos personas comunes, las mismas cosas nos afectan. Una situación así sigue reviviendo y uno tiene que aprender a lidiar con ello. Estoy feliz de que pude ponerle fin a la situación y que no hubo más tragedias que lamentar, pero ciertamente, esto no mejoró mi vida en ningún sentido”.

Como vemos, 10 años después la herida que dejó el asesinato de Dimebag Darrell aún no han sanado para el mundo del Metal y mucho menos para quienes tuvieron el infortunio de estar involucrados en la tragedia.