Ayer, 3 de octubre, el periodista Leonardo Curzio anunció, a través de sus redes sociales, el fin de su espacio informativo en Enfoque y la dirección de noticias de Nucleo Radio Mil. El conductor de la Primera Emisión no ofreció más detalles sobre su salida de la cadena. Los rumores de censura y hasta un posible despido comenzaron a resonar; las dudas no fueron disipadas. Fue hasta la mañana de este miércoles que Curzio dio información sobre las situaciones que motivaron su partida. El también colaborador del periódico El Universal y ADN40 comunicó que no fue cesado, sino que él renunció por voluntad propia, después de que le pidieran prescindir de dos de sus colaboradores: el académico y periodista Ricardo Raphael y la socióloga María Amparo Casar.

Este 4 de octubre, el periodista agradeció a su equipo de trabajo. Varios personajes, incluidos radioescuchas, periodistas, académicos, instituciones, políticos y hasta un expresidente, lamentaron el abrupto fin del programa de Curzio, el cual se transmitió de manera ininterrumpida por más de 17 años:

Ricardo Raphael, autor de Mirreynato: La otra desigualdad, indicó en su cuenta de Twitter que la razón por la que solicitaron su salida y la de María Amparo Casar fue la tertulia política que sostuvieron el jueves 28 de septiembre. En el programa se criticaron las propuestas para eliminar totalmente el financiamiento a los partidos políticos y a los plurinominales, promovida por el Partido Revolucionario Institucional. Los especialistas indicaron que los políticos —de todos los partidos— buscan “sacar raja” de la desgracia que propició el sismo de magnitud 7.1 del pasado 19 de septiembre.

Casar escribió lo siguiente en su columna en el diario Excélsior a propósito de la salida de Curzio: “Como radioescucha y colaboradora de ese espacio juzgo que la desaparición de su noticiero empobrecerá de manera sensible la oferta informativa y de opinión de este país. Sobre todo, empobrecerá aún más algunas de las virtudes de la democracia que los mexicanos, salvo contadas excepciones, hemos sido omisos en cultivar: la deliberación pública, el debate y la pluralidad”.

En abril de 2017 la organización Reporteros sin Fronteras presentó un informe en que concluía que México, junto con Cuba, son los dos países latinoamericanos peor calificados en materia de libertad de prensa. El nuestro un país donde el periodismo es considerado una actividad de alto riesgo. Ya sea por los gobiernos intolerantes a la crítica, por el crimen organizado, por revelar los diversos intereses que se gestan en todas y entre todas las esferas del poder. Ni qué decir de la corrupción presente en las autoridades policiales y judiciales y el fracaso de los mecanismos de protección para periodistas.

Lectura: México y Cuba son los dos países latinoamericanos con peor libertad de prensa